Inicio topics Mantenimiento de las instalaciones ¿Qué es el mantenimiento de las instalaciones?
Obtenga más información sobre el mantenimiento de las instalaciones, sus beneficios, los desafíos actuales y cómo aprovechar las últimas tendencias en el campo.
Suscríbase al boletín de IBM
Persona caminando por un puente dentro de un edificio
¿Qué es el mantenimiento de las instalaciones?

El mantenimiento de las instalaciones se refiere a la gestión, reparación y conservación continuas de los activos físicos y la infraestructura de una instalación, como un edificio comercial, un espacio de oficinas o un emplazamiento industrial. Implica una amplia gama de tareas, que incluyen mantenimiento preventivo, mantenimiento correctivo y mantenimiento general, para garantizar que la instalación funcione de manera eficaz, eficiente y segura.

El mantenimiento de las instalaciones está relacionado con la gestión de instalaciones, pero es una subdisciplina distinta. La gestión de instalaciones implica la planificación estratégica, la coordinación y la supervisión de todos los aspectos de las operaciones de una instalación a lo largo de todo su ciclo de vida para garantizar que respalde las metas y objetivos de una organización. Incluye actividades como la planificación del espacio, la gestión de arrendamientos y contratos, la gestión presupuestaria y financiera, la gestión de la energía, las iniciativas de sostenibilidad y la gestión de proveedores. 

Si bien la gestión de instalaciones abarca un enfoque más integral y estratégico para gestionar las instalaciones de manera holística para alcanzar los objetivos organizativos, el mantenimiento de las instalaciones se centra más estrechamente en las tareas diarias de mantenimiento de las instalaciones.

Haga un recorrido por IBM Maximo

Explore IBM Maximo para descubrir cómo los datos, los analytics y la IA de IoT pueden ayudarle a optimizar sus operaciones de activos.

Contenido relacionado

Suscríbase al boletín de IBM

¿Por qué es importante el mantenimiento de las instalaciones?

El mantenimiento de las instalaciones es importante por varias razones. 

  • Funcionamiento eficiente: El mantenimiento regular de las instalaciones garantiza que todos los equipos, sistemas e infraestructura funcionen de manera óptima, reduciendo el riesgo de averías, mal funcionamiento e interrupciones en las operaciones. Esto ayuda a mantener la productividad, minimizar el tiempo de inactividad y garantizar operaciones sin problemas.

  • Protección de activos: Las instalaciones suelen alojar activos valiosos, como equipos, maquinaria y sistemas tecnológicos, que necesitan un mantenimiento adecuado para extender su vida útil y protegerlos del desgaste. El mantenimiento adecuado puede ayudar a evitar reparaciones o reemplazos costosos, lo que lo convierte en un componente crítico de la gestión de activos.

  • Seguridad y cumplimiento: El mantenimiento de las instalaciones desempeña un papel fundamental para garantizar la seguridad de los ocupantes, visitantes y el público. Las inspecciones periódicas de los sistemas del edificio, como los de seguridad contra incendios, electricidad y fontanería, son importantes. También es crucial revisar los protocolos para tareas recurrentes como el control de plagas y las auditorías de seguridad para identificar y abordar los peligros potenciales, asegurando el cumplimiento de los códigos de construcción locales, las regulaciones y los estándares de la industria.

  • Eficiencia energética: Muchas instalaciones consumen cantidades significativas de energía para calefacción, enfriamiento, iluminación y otras operaciones. El mantenimiento adecuado de unidades de climatización y sistemas de conductos, iluminación y otros equipos que consumen energía puede ayudar a optimizar su rendimiento, reducir el desperdicio de energía y reducir los costos de los servicios públicos.

  • Estética mejorada: Las instalaciones bien mantenidas crean una impresión positiva en los ocupantes, visitantes y clientes. La pintura regular, el mantenimiento de limpieza, las reparaciones de estacionamientos, el paisajismo y otras tareas de mantenimiento de la propiedad ayudan a mantener una apariencia limpia, atractiva y profesional, mejorando la estética general y la imagen de las instalaciones.

  • Cumplimiento regulatorio: Las instalaciones suelen estar sujetas a diversas regulaciones y normas, como regulaciones de salud y seguridad, regulaciones ambientales y códigos de construcción. Los requisitos de OSHA, por ejemplo, tienen como objetivo proporcionar un entorno de trabajo seguro. El mantenimiento adecuado de las instalaciones ayuda a garantizar el cumplimiento de estas regulaciones, evitando multas, sanciones y responsabilidades legales.

  • Sostenibilidad: El mantenimiento de las instalaciones puede incluir iniciativas que promuevan la sostenibilidad, como mejoras energéticamente eficientes, medidas de conservación del agua y estrategias de reducción de desechos. Estos esfuerzos contribuyen a la sostenibilidad ambiental y demuestran responsabilidad social.

  • Vida útil extendida de los activos: El mantenimiento adecuado puede ayudar a extender la vida útil de las instalaciones y los equipos, retrasando la necesidad de costosos reemplazos o actualizaciones. Esto puede generar ahorros de costos con el tiempo, ya que es menos probable que los activos bien mantenidos requieran reemplazos prematuros.

Ejemplos de mantenimiento de instalaciones

Los técnicos de mantenimiento y sus gerentes son responsables de mantener los diversos sistemas que componen las instalaciones en buen estado de funcionamiento. Estos pueden incluir los siguientes ejemplos:

  • Sistemas eléctricos: El mantenimiento de la iluminación, la distribución de energía, los paneles solares y los generadores de respaldo garantiza el tiempo de actividad, la seguridad y la eficiencia energética.

  • Sistemas de climatización: Los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) necesitan cambios regulares en los filtros, limpieza y reparaciones para garantizar el funcionamiento adecuado y la eficiencia energética.

  • Sistemas de plomería: Las tuberías, grifos, inodoros y desagües eventualmente deben limpiarse o repararse para evitar fugas, bloqueos, o algo peor.

  • Mantenimiento estructural: Las paredes, techos, pisos, cimientos y otros componentes estructurales deben mantenerse para garantizar la integridad y seguridad estructural.

  • Sistemas de protección contra incendios: Las alarmas contra incendios, los rociadores contra incendios y los extintores deben mantenerse para garantizar que funcionen correctamente y cumplan con los códigos de incendio.

  • Mantenimiento del terreno: Esto incluye el cuidado de las áreas exteriores de una instalación, como paisajismo, cuidado del césped y remoción de nieve, para garantizar un entorno seguro y atractivo.

  • Sistemas de seguridad: Los sistemas de seguridad, como los sistemas de control de acceso, las cámaras CCTV y las alarmas de robo, deben mantenerse rutinariamente para garantizar la seguridad de la instalación y sus ocupantes.

  • Reparaciones y mantenimiento generales: Esto incluye una amplia gama de tareas de mantenimiento general y varias reparaciones rutinarias para mantener el estado general y el aspecto de las instalaciones.

¿Cuáles son los componentes del mantenimiento de las instalaciones?

Un plan integral de mantenimiento de instalaciones suele incluir varios tipos de mantenimiento. Los componentes específicos del mantenimiento pueden variar según el tipo de instalación, la industria y los requisitos de la organización, pero en general, incluirán varios de los siguientes ejemplos:

  • Mantenimiento preventivo: Esto implica inspecciones programadas, pruebas y tareas de mantenimiento realizadas a intervalos regulares para evitar fallas en los equipos, reducir el tiempo de inactividad y extender la vida útil de los activos. Las tareas de mantenimiento preventivo pueden incluir limpieza, lubricación, ajustes y reemplazos de piezas para mantener las instalaciones y los equipos en condiciones óptimas.

  • Mantenimiento correctivo: También conocido como mantenimiento reactivo, se ocupa de reparar o reemplazar equipos o sistemas que hayan fallado o hayan funcionado mal. El mantenimiento correctivo generalmente se inicia en respuesta a una falla o avería y tiene como objetivo restaurar las instalaciones a la operación normal lo más rápido posible.

  • Mantenimiento predictivo: Esto implica usar datos y analíticas avanzadas para predecir cuándo es probable que el equipo o los sistemas fallen, lo que permite tomar medidas de mantenimiento proactivas antes de que ocurra una falla. El mantenimiento predictivo puede ayudar a prevenir fallas inesperadas, reducir el tiempo de inactividad y optimizar los programas y recursos de mantenimiento.

  • Mantenimiento de emergencia: Esto implica abordar problemas de mantenimiento urgentes y críticos que requieren atención inmediata, como averías de equipos, fugas u otras situaciones de emergencia. El mantenimiento de emergencia tiene como objetivo minimizar el impacto de fallas inesperadas y garantizar la seguridad del personal y los ocupantes.

  • Mantenimiento de rutina: Esta práctica incluye tareas y controles regulares realizados diariamente o semanalmente, como verificar y reponer consumibles, monitorear el rendimiento del equipo y realizar inspecciones visuales para identificar y abordar problemas potenciales desde el principio.

  • Mantenimiento de capital: Se trata de reparaciones importantes, reemplazos o actualizaciones de activos de capital que generalmente se planifican y presupuestan durante un período de tiempo más largo. El mantenimiento de capital puede incluir proyectos de renovación o reacondicionamiento, sustitución de equipos obsoletos o actualizaciones para cumplir con las normativas o estándares cambiantes.

  • Mantenimiento de cumplimiento: Las instalaciones deben cumplir con las regulaciones, códigos, estándares y políticas aplicables. El mantenimiento de cumplimiento puede incluir inspecciones, pruebas, documentación e informes regulares para garantizar que las instalaciones cumplan con los requisitos legales, de seguridad y ambientales.

  • Gestión de proveedores: Se deben mantener las relaciones con los proveedores que brindan servicios y suministros de mantenimiento. Esto implica gestionar relaciones y contratos con proveedores, proveedores y contratistas externos. La gestión de proveedores incluye tareas tales como adquisiciones, negociación de contratos, monitoreo del desempeño y coordinación de las actividades de los proveedores.

  • Mantenimiento de registros y documentación: Esto implica mantener registros, documentación e informes completos relacionados con las actividades de mantenimiento, incluyendo órdenes de trabajo, inspecciones, reparaciones, garantías e historial de mantenimiento. El mantenimiento adecuado de los registros contribuye al seguimiento de las tareas de mantenimiento, a la elaboración de informes de cumplimiento y al análisis de los datos de mantenimiento para la mejora continua.

  • Capacitación y desarrollo: Los trabajadores internos de mantenimiento de instalaciones deben estar capacitados y calificados con los últimos conocimientos y certificaciones. Los programas de capacitación y desarrollo ayudan a garantizar que las personas que realizan trabajos de mantenimiento sean competentes y estén actualizadas con las últimas mejores prácticas, tecnología y regulaciones de la industria.

La gestión y coordinación adecuadas de estos componentes es fundamental para mantener las instalaciones en condiciones óptimas, garantizar su funcionamiento eficiente y prolongar su vida útil.

Cómo realizar el mantenimiento de las instalaciones

Establecer un plan de mantenimiento de instalaciones implica varios pasos clave para garantizar que las instalaciones se mantengan adecuadamente y operen de manera eficiente. Estos son los pasos generales para crear un plan sólido:

  1. Evaluar las condiciones actuales: Realizar una evaluación exhaustiva de las instalaciones existentes para determinar su condición actual. Esto puede implicar la realización de inspecciones, auditorías y evaluaciones de todos los sistemas, equipos e infraestructura para identificar cualquier necesidad de mantenimiento o áreas que requieran mejoras.

  2. Definir objetivos y objetivos de mantenimiento: Establezca objetivos y objetivos de mantenimiento claros y medibles que se alineen con los objetivos generales de la organización. Esto puede incluir mejorar la confiabilidad del equipo, reducir el tiempo de inactividad, extender la vida útil de los activos, mejorar la seguridad y optimizar la eficiencia energética.

  3. Desarrolle una estrategia de mantenimiento: Basada en la evaluación y los objetivos definidos, desarrolle una estrategia de mantenimiento que describa el enfoque, los métodos y los recursos necesarios para un mantenimiento eficaz. Esto puede incluir mantenimiento preventivo, mantenimiento correctivo, mantenimiento predictivo y estrategias de mantenimiento basadas en condiciones, así como asignación de recursos, programación y priorización de tareas de mantenimiento.

  4. Crear un cronograma de mantenimiento: Desarrollar un programa de mantenimiento que esboza la frecuencia y el momento de las tareas de mantenimiento, teniendo en cuenta la criticidad de los equipos o sistemas, las necesidades operativas y los recursos disponibles. Este horario debe ser flexible y ajustable en función de las necesidades y prioridades cambiantes.

  5. Establecer procedimientos de mantenimiento: Desarrolle procedimientos de mantenimiento claros e integrales que describan las instrucciones paso a paso para realizar tareas de mantenimiento, incluidas las precauciones de seguridad, las herramientas y los equipos requeridos y los requisitos de documentación. Estos procedimientos deben estandarizarse y comunicarse al equipo de mantenimiento para una ejecución consistente.

  6. Asignar recursos: Determine los recursos necesarios para implementar el plan de mantenimiento, incluyendo personal, herramientas, equipos, materiales y presupuesto. Asegurar que se asignen recursos adecuados para apoyar las actividades de mantenimiento planificadas, y establecer un sistema para rastrear y administrar la utilización de recursos.

  7. Implementar y supervisar: Poner en acción el plan de mantenimiento y monitorear su efectividad. Revise y actualice regularmente el plan en función de los comentarios, las métricas de rendimiento y los requisitos cambiantes. Realizar un seguimiento continuo y medir el rendimiento del mantenimiento con respecto a las metas y objetivos definidos para garantizar que el plan se ejecuta con eficacia.

  8. Documentación e informes: Establezca un sistema para documentar todas las actividades de mantenimiento, incluidas las órdenes de trabajo, inspecciones, reparaciones y otra información relevante. Genere regularmente informes sobre actividades de mantenimiento, costos y rendimiento para brindar información estratégica para la toma de decisiones y la mejora continua.

  9. Mejora continua: Evalúe y mejore continuamente el plan de mantenimiento en función de los comentarios, los datos y las lecciones aprendidas. Identifique áreas de mejora e implementar acciones correctivas para mejorar la efectividad y eficiencia del programa de mantenimiento.

Desafíos en el mantenimiento de las instalaciones

El mantenimiento de las instalaciones puede presentar varios desafíos que pueden enfrentar los gerentes de las instalaciones y el personal de mantenimiento. Algunos de los desafíos comunes incluyen:

  • Restricciones presupuestarias: Los recursos financieros limitados pueden afectar la capacidad de llevar a cabo las tareas de mantenimiento necesarias, comprar piezas o equipos de reemplazo o contratar personal de mantenimiento calificado. Equilibrar el presupuesto y cumplir con los requisitos de mantenimiento puede ser un desafío constante para los gerentes de instalaciones.

  • Infraestructura antigua: Muchas instalaciones tienen una infraestructura antigua, incluidos edificios, sistemas y equipos. La infraestructura antigua puede suponer desafíos en términos de mayores necesidades de mantenimiento, mayores costos de reparación y dificultad para encontrar piezas de repuesto. También puede requerir esfuerzo e inversión adicionales para garantizar que las instalaciones se mantengan con estándares de rendimiento óptimos.

  • Complejidad tecnológica: Las instalaciones actuales suelen estar equipadas con tecnología compleja y sofisticada, como sistemas de climatización, sistemas de seguridad y sistemas de automatización de edificios. Administrar y mantener estas tecnologías avanzadas puede ser un desafío, requiriendo conocimientos técnicos especializados, capacitación y recursos. Mantenerse al día con los avances tecnológicos en rápida evolución también puede ser un desafío.

  • Asignación de recursos: La asignación adecuada de recursos, incluido el personal, el equipo, los materiales y el tiempo, es crucial para un mantenimiento eficaz de las instalaciones. Sin embargo, la asignación de recursos puede ser difícil, especialmente cuando hay prioridades competitivas, una alta demanda de servicios de mantenimiento o recursos limitados disponibles. Garantizar que los recursos adecuados estén disponibles en el momento adecuado puede ser un desafío constante.

  • Mantenimiento reactivo frente a proactivo: Otro desafío en el mantenimiento de instalaciones es encontrar el equilibrio adecuado entre mantenimiento reactivo y proactivo. El mantenimiento reactivo, donde las reparaciones se realizan después de que se produce una falla o avería, puede ser costoso y perjudicial para las operaciones. Por otro lado, el mantenimiento proactivo, como el mantenimiento preventivo y predictivo, requiere una planificación, programación y ejecución cuidadosas para prevenir fallas y garantizar un rendimiento óptimo. Encontrar el equilibrio adecuado puede ser difícil, pero las soluciones informáticas pueden ayudar.

  • Coordinación y comunicación: El mantenimiento de las instalaciones a menudo implica la coordinación y comunicación entre diversas partes interesadas, incluyendo gerentes de instalaciones, personal de mantenimiento, proveedores, contratistas y otro personal. La comunicación y coordinación efectivas pueden ser difíciles, especialmente en grandes instalaciones u operaciones en varios sitios, donde múltiples tareas, solicitudes de trabajo, horarios y equipos necesitan ser administrados simultáneamente.

  • Habilidades y capacitación de la fuerza laboral: Mantener una fuerza laboral capacitada es fundamental para un mantenimiento eficaz de las instalaciones. Sin embargo, encontrar personal de mantenimiento calificado y experimentado, proporcionar capacitación continua y mantenerse al día con los estándares de la industria y las mejores prácticas puede ser difícil, especialmente en un mercado laboral competitivo.

  • Respuesta de emergencia: Es posible que los equipos de mantenimiento de instalaciones deban responder a situaciones de emergencia, como fallas de equipos, desastres naturales u otros eventos imprevistos. Gestionar la respuesta ante emergencias, coordinar recursos y garantizar la seguridad del personal y de los ocupantes puede ser difícil, especialmente en situaciones de gran estrés que requieren una rápida toma de decisiones y acción.

 

Superar estos desafíos requiere una planificación cuidadosa, una comunicación efectiva, gestión de recursos, experiencia técnica y un enfoque proactivo para el mantenimiento de las instalaciones. La utilización de la tecnología, la implementación de las mejores prácticas y la mejora continua de los procesos de mantenimiento pueden ayudar a abordar estos desafíos y garantizar que las instalaciones se mantengan adecuadamente y operen de manera eficiente.

 

Tendencias recientes en el mantenimiento de instalaciones

El mantenimiento de las instalaciones evoluciona constantemente con nuevas tendencias y prácticas. Estas son algunas tendencias actuales:

  • Integración tecnológica: La tecnología sigue desempeñando un papel importante en el mantenimiento de las instalaciones. Existe un uso cada vez mayor de los sistemas computarizados de gestión de mantenimiento (CMMS) y el software de gestión de instalaciones asistido por computadora (CAFM), que proporcionan capacidades avanzadas para la planificación del mantenimiento, la programación, el seguimiento de activos y la presentación de informes. Los dispositivos y sensores de Internet de las cosas (IoT) también se están utilizando para recopilar datos en tiempo real sobre el rendimiento y el estado del equipo, lo que permite el mantenimiento predictivo y el monitoreo remoto.

  • Mantenimiento predictivo y basado en condimentos: El mantenimiento predictivo y el mantenimiento basado en condiciones están ganando popularidad ya que permiten un mantenimiento proactivo en lugar de reactivo. Al aprovechar los datos de los dispositivos, sensores y otras fuentes de IoT, las organizaciones pueden predecir e identificar posibles necesidades de mantenimiento basadas en la condición real y el rendimiento de los activos. Este enfoque puede ayudar a reducir el tiempo de inactividad, extender la vida útil del equipo y optimizar los programas de mantenimiento.

  • Sostenibilidad y eficiencia energética: las prácticas sostenibles y la eficiencia energética son cada vez más importantes en el mantenimiento de las instalaciones. Las organizaciones están adoptando estándares de construcción ecológica, implementando medidas de eficiencia energética como iluminación LED, sistemas de climatización inteligentes y fuentes de energía renovable, y centrándose en la reducción y el reciclaje de residuos. Las prácticas sostenibles de mantenimiento de las instalaciones no solo contribuyen a la conservación ambiental, sino que también generan ahorros de costos y un mejor rendimiento de sostenibilidad.

  • Tercerización y gestión de proveedores: Muchas organizaciones optan por subcontratar servicios de mantenimiento de instalaciones a proveedores especializados para obtener experiencia, reducir costos y mejorar la calidad del servicio. Las prácticas efectivas de gestión de proveedores y adquisiciones, incluidas la negociación de contratos, el monitoreo del desempeño y la selección de proveedores basados en indicadores clave de desempeño (KPI), están ganando importancia.

  • Toma de decisiones basada en datos: El mantenimiento de las instalaciones depende cada vez más de la toma de decisiones basada en datos. Las organizaciones están aprovechando los datos de varias fuentes, como CMMS, dispositivos IoT y otras herramientas de software de mantenimiento, para rastrear y analizar el rendimiento de los activos, las actividades de mantenimiento, los costos y otras métricas. Este enfoque basado en datos permite a las organizaciones tomar decisiones informadas, optimizar las estrategias de mantenimiento y mejorar continuamente las prácticas de mantenimiento de las instalaciones.

  • Gestión mejorada de la fuerza laboral: La gestión de la fuerza laboral está ganando atención en el mantenimiento de las instalaciones. Esto incluye una programación efectiva, asignación de recursos y gestión de habilidades para garantizar que el personal adecuado con las habilidades adecuadas esté disponible cuando sea necesario. Se están adoptando herramientas y técnicas de gestión de la fuerza laboral, incluidas aplicaciones móviles, comunicación en tiempo real y programas de capacitación, para agilizar las operaciones y mejorar la productividad de la fuerza laboral.

Soluciones relacionadas
Gestión de activos IBM® Tririga Application Suite

Gestione los portafolios inmobiliarios a lo largo de su ciclo de vida mediante una gestión de activos inteligente y un sistema integrado de gestión del lugar de trabajo (IWMS).

Más información

Gestión de activos IBM Maximo® Application Suite

Gestión inteligente de activos, monitoreo, mantenimiento predictivo y confiabilidad en una única plataforma

Más información Haga un recorrido por IBM Maximo

Gestión de activos Software y soluciones de gestión de instalaciones

Utilice datos, IoT e IA para redefinir y reutilizar el espacio mientras cubre las necesidades en constante cambio de todas sus instalaciones

Más información

Recursos ¿Qué es la gestión de instalaciones?

La gestión de instalaciones ayuda a garantizar la funcionalidad, comodidad, seguridad y eficiencia de edificios y terrenos, infraestructura y bienes raíces.

¿Qué es un CMMS?

CMMS, abreviatura de sistema computarizado de gestión de mantenimiento, es un software que ayuda a gestionar activos, programar mantenimiento y realizar un seguimiento de las órdenes de trabajo.

¿Qué es la gestión de activos empresariales (EAM)?

La gestión de activos empresariales (EAM) combina software, sistemas y servicios para ayudar a mantener, controlar y optimizar la calidad de los activos operativos a lo largo de sus ciclos de vida.

Inteligencia artificial en los edificios

Descubra cómo los dispositivos digitales proporcionan información sobre un edificio, desde su infraestructura y uso de energía hasta la experiencia general de un ocupante.

El lugar de trabajo basado en actividades

Los empleadores están reconsiderando el lugar de trabajo como un destino, un lugar al que la gente querrá ir, y ofrece algo que los empleados no tienen en ningún otro lugar.

Dé el siguiente paso

Obtenga el máximo valor de sus activos empresariales con Maximo Application Suite. Es una única plataforma integrada basada en la nube que utiliza IA, IoT y analíticas para optimizar el rendimiento, extender los ciclos de vida de los activos y reducir el tiempo de inactividad operativo y los costos.

Explore IBM Maximo