¿Qué es la informática forense?
La informática forense combina informática y forense legal para reunir pruebas digitales legalmente admisibles para casos penales y civiles. 
Suscríbase al boletín de IBM Explore IBM Security QRadar
Joven estudiante con anteojos escribe información para el trabajo del curso en el teclado de un dispositivo portátil moderno con Internet inalámbrico en un departamento elegante
¿Qué es la informática forense?

La informática forense, también conocida como ciencia forense digital, informática forense o ciberforense, combina la informática y la ciencia forense legal para recopilar pruebas digitales de una manera que sea admisible en un tribunal de justicia.

De la misma manera que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley peinan las escenas del crimen en busca de pistas, los investigadores forenses informáticos buscan en dispositivos digitales pruebas que los abogados puedan utilizar en investigaciones penales, casos civiles, investigaciones de delitos cibernéticos y otros asuntos de seguridad nacional y corporativa. Y al igual que sus homólogos encargados de hacer cumplir la ley, los investigadores forenses informáticos deben ser expertos no sólo en la búsqueda de pruebas digitales, sino también en su recopilación, manipulación y procesamiento para garantizar su fidelidad y su admisibilidad en los tribunales.

La informática forense está estrechamente relacionada con la ciberseguridad. Los hallazgos forenses informáticos pueden ayudar a los equipos de ciberseguridad a acelerar la detección y resolución de amenazas cibernéticas y a prevenir futuros ataques cibernéticos. Una disciplina de ciberseguridad emergente, análisis forense digital y respuesta ante incidentes (DFIR), integra análisis forense informático y actividades de respuesta ante incidentes para acelerar la corrección de las amenazas cibernéticas y, al mismo tiempo, garantizar que las pruebas digitales relacionadas no estén comprometidas.

Cómo evolucionaron los análisis forenses informáticos

La informática forense cobró importancia a principios de los años ochenta con la invención del ordenador personal. A medida que la tecnología se convertía en un elemento básico de la vida cotidiana, los delincuentes identificaron un hueco y empezaron a cometer delitos en dispositivos electrónicos.

Poco después, Internet conectó a casi todo el mundo de la noche a la mañana, permitiendo el correo electrónico y el acceso remoto a las redes informáticas de empresas y organizaciones y abriendo las puertas a programas maliciosos y ciberataques más complejos. En respuesta a esta nueva frontera de la ciberdelincuencia, las fuerzas de seguridad necesitaban un sistema para investigar y analizar los datos electrónicos, y así nació la informática forense. 

Al principio, la mayoría de la evidencia digital se encontró en sistemas informáticos y dispositivos de TI: computadoras personales, servidores, teléfonos móviles, tabletas y dispositivos de almacenamiento electrónico. Pero hoy en día, un número creciente de dispositivos y productos industriales y comerciales, desde Internet de las cosas (IoT) y dispositivos de tecnología operativa (OT), hasta automóviles y electrodomésticos, timbres y collares de perro, generan y almacenan datos y metadatos que pueden recopilarse y extraerse para evidencia digital.

Por ejemplo, considere un accidente automovilístico. En el pasado, los funcionarios del orden público pueden haber investigado la escena del crimen para detectar pruebas físicas, como marcas de cisne o vidrio desmenuzado; también podrían haber revisado los teléfonos de los conductores para verificar que envíen mensajes de texto mientras manejan.

Hoy en día, los automóviles más nuevos generan y almacenan todo tipo de datos digitales con marca de tiempo y metadatos que crean un registro detallado de la ubicación, velocidad y condición de funcionamiento de cada vehículo en cualquier momento. Estos datos transforman los vehículos modernos en otra poderosa herramienta forense, que permite a los investigadores reconstruir los acontecimientos previos, durante y después de un accidente; incluso podría ayudar a determinar quién fue el responsable del accidente, aun en ausencia de las tradicionales pruebas físicas o de testigos presenciales.

Por qué es importante el análisis forense informático

Al igual que las pruebas físicas de la escena del crimen, las pruebas digitales tienen que ser recolectadas y manejadas correctamente. De lo contrario, los datos y metadatos pueden considerarse inadmisibles en un tribunal de ley.

Por ejemplo, los investigadores y fiscales tienen que demostrar una cadena de custodia adecuada para las pruebas digitales: tienen que documentar cómo se han manipulado, procesado y almacenado. Y tienen que saber cómo recopilar y almacenar los datos sin alterarlos, un desafío dado que las acciones aparentemente inofensivas, como abrir, imprimir o guardar archivos, pueden cambiar los metadatos de forma permanente.

Por esta razón, la mayoría de las organizaciones contratan o contratan investigadores forenses informáticos (también conocidos por los títulos de trabajo experto en informática forense, analista forense informático o forense examinador informático) para recabar y manejar pruebas digitales asociadas a investigaciones penales o cibercriminales.

Los profesionales de la informática suelen tener una licenciatura en ciencias informáticas o justicia penal, y combinan un sólido conocimiento funcional de la tecnología de la información (TI). sistemas operativos, seguridad de la información, seguridad de la red, lenguaje de programación más antecedentes en las implicaciones legales de la evidencia digital y el cibercrimen. Algunos pueden especializarse en áreas como análisis forense móviles o análisis forense del sistema operativo.

Los investigadores forense informáticos son expertos en buscar y preservar datos legalmente admisibles. Saben recopilar datos de fuentes que el personal informático interno podría ignorar, como servidores externos y ordenadores domésticos. Y pueden ayudar a las organizaciones a desarrollar una política forense informática sólida que pueda ahorrar tiempo y dinero al recopilar evidencia digital, mitigar las consecuencias del delito cibernético y ayudar a proteger sus redes y sistemas de información de futuros ataques.

Cómo funciona el análisis forense informático

Hay cuatro pasos principales para la informática forense.

Identificación del dispositivo

El primer paso es identificar los dispositivos o medios de almacenamiento que pueden contener datos, metadatos u otros artefactos digitales relevantes para la investigación. Estos dispositivos se recopilan y se colocan en un laboratorio forense u otra instalación segura para seguir el protocolo y garantizar la recuperación adecuada de los datos.

Conservación de datos

Los expertos forenses crean una imagen, o copia bit a bit, de los datos que se van a conservar. Luego, almacenan de forma segura tanto la imagen como el original para evitar que se modifiquen o destruyan. Los expertos recopilan dos tipos de datos: datos persistentes, almacenados en el disco duro local de un dispositivo y datos volátiles, ubicados en memoria o en tránsito (por ejemplo, registros, caché y memoria de acceso aleatorio (RAM). Los datos volátiles deben manejarse con especial cuidado, ya que son efímeros y pueden perderse si el dispositivo se apaga o pierde energía.

Análisis forense

A continuación, los investigadores forenses analizan la imagen para identificar evidencia digital relevante. Esto puede incluir archivos eliminados intencionalmente o de forma involuntaria, historial de navegación por Internet, correos electrónicos y más. Para descubrir " datos " ocultos o metadatos que otros podrían perder, los investigadores utilizan técnicas especializadas que incluyen el análisis en vivo, que evalúa los sistemas aún en funcionamiento para datos volátiles, y la esteganografía inversa, que expone datos ocultos usando esteganografía, una técnica para ocultar información sensible dentro de mensajes de parecer ordinario.

Informes

Como paso final, los expertos forenses crean un informe formal que describe su análisis y comparten los hallazgos de la investigación y cualquier conclusión o recomendación. Aunque los informes varían según el caso, a menudo se utilizan para presentar evidencia digital ante un tribunal legal.

Casos de uso para análisis forense digital

Hay varias áreas en las que organizaciones o funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podrían iniciar una investigación forense digital:

Investigaciones penales: Los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los especialistas en informática forense pueden utilizar la informática forense para resolver delitos relacionados con la informática, como ciberacoso, piratería informática o robo de identidad, así como delitos en el mundo físico, incluyendo robo, secuestro, asesinato y más. Por ejemplo, los funcionarios del orden público pueden usar análisis forense informáticos en la computadora personal de un sospechoso asesino para localizar pistas o pruebas potenciales ocultas en sus historiales de búsqueda o archivos eliminados. 

Litigio civil: Los investigadores también pueden usar informática forense en casos de litigios civiles, como fraude, disputas laborales o divorcios. Por ejemplo, en un caso de divorcio, el equipo legal de un cónyuge puede usar informática forense en un dispositivo móvil para revelar la infidelidad de una pareja y recibir un fallo más favorable. 

La protección de la propiedad intelectual: los forense informático pueden ayudar a las autoridades a investigar el robo de propiedad intelectual, como robar secretos comerciales o material protegido por derechos de autor. Algunos de los casos forenses informáticos de más alto perfil involucran la protección de la propiedad intelectual, especialmente cuando los empleados salientes roban información confidencial para venderla a otra organización o establecer una empresa competidora. Al analizar la evidencia digital, los investigadores pueden identificar quién robó la propiedad intelectual y responsabilizarlos.  

Seguridad corporativa: las corporaciones suelen utilizar análisis forense informáticos después de un ataque cibernético, como una violación de datos o un ataque de ransomware, para identificar lo que sucedió y corregir cualquier vulnerabilidad de seguridad. Un ejemplo típico sería que los hackers rompan una vulnerabilidad en el firewall de una empresa para robar datos confidenciales o esenciales. El uso de la informática forense para luchar contra los ciberataques continuará a medida que los delitos cibernéticos sigan aumentando. En 2022, el FBI estimó que los delitos informáticos cuestan a los estadounidenses 10.3 millones de dólares en pérdidas anuales, en comparación con los 6.9 millones de dólares del año anterior (PDF; enlace reside fuera de ibm.com).

Seguridad nacional: La informática forense se ha convertido en una importante herramienta de seguridad nacional a medida que los delitos cibernéticos continúan escalando entre las naciones. Los gobiernos o las agencias de aplicación de la ley como el FBI ahora utilizan técnicas informáticas forenses después de los ataques cibernéticos para descubrir pruebas y apuntalar las vulnerabilidades de seguridad. 

 

Informática forense, ciberseguridad y DFIR

Nuevamente, los análisis forense informático y la ciberseguridad son disciplinas estrechamente relacionadas que a menudo colaboran en la protección de redes digitales contra ciberataques. La ciberseguridad es proactiva y reactiva, enfocándose en la prevención y detección de ataques cibernéticos, así como en la respuesta y reparación ante ataques cibernéticos. La informática forense es casi completamente reactiva y entra en acción en caso de un ciberataque o delito. Pero las investigaciones informáticas forenses suelen proporcionar información valiosa que los equipos de ciberseguridad pueden utilizar para prevenir futuros ciberataques.

DFIR: Informática forense + respuesta a incidentes

Cuando la informática forense y la respuesta a incidentes—la detección y mitigación de los ciberataques en progreso— se llevan a cabo de forma independiente, pueden interferir entre sí, con resultados negativos para una organización. Los equipos de respuesta a incidentes pueden alterar o destruir la evidencia digital mientras eliminan una amenaza de la red. Los investigadores forenses pueden retrasar la resolución de amenazas mientras cazan y capturan evidencia.

La tecnología forense digital y la respuesta a incidentes, o DFIR, combina la informática forense y la respuesta a incidentes en un flujo de trabajo integrado que puede ayudar a los equipos de seguridad a detener las ciberamenazas más rápido al tiempo que preserva la evidencia digital que podría perderse en la urgencia de la mitigación de amenazas. En DFIR,

  • La recopilación de datos forenses ocurre junto con la mitigación de amenazas. El personal de respuesta a incidentes utiliza técnicas informáticas forenses para recopilar y preservar datos mientras contienen y erradican la amenaza, asegurándose de que se sigue la cadena de custodia adecuada y de que no se alteran o destruyen pruebas valiosas.
     

  • La revisión posterior al incidente incluye el examen de evidencia digital. Además de preservar la evidencia para acciones legales, los equipos de DFIR la utilizan para reconstruir incidentes de ciberseguridad de principio a fin para aprender qué sucedió, cómo sucedió, el alcance del daño y cómo se pueden evitar ataques similares.

DFIR puede conducir a una mitigación de amenazas más rápida, a una recuperación de amenazas más sólida y a pruebas mejoradas para investigar casos penales, ciberdelitos, reclamaciones de seguros y más.

Soluciones relacionadas
IBM Security® QRadar® Suite

Supere los ataques con una suite de seguridad conectada y modernizada. La cartera de QRadar está integrada con IA de nivel empresarial y ofrece productos integrados para seguridad de puntos finales, administración de registros, SIEM y SOAR, todo con una interfaz de usuario común, información compartida y flujos de trabajo conectados.

Explora QRadar Suite
Equipo de respuesta a incidentes X-Force

La búsqueda proactiva de amenazas, el monitoreo continuo y una investigación profunda de las amenazas son solo algunas de las prioridades que enfrenta un departamento de TI que ya está ocupado. Tener un equipo de respuesta a incidentes confiable en espera puede reducir el tiempo de respuesta, minimizar el impacto de un ciberataque y ayudarlo a recuperarse más rápido.

Explore la respuesta ante incidentes de X-Force
Soluciones de protección contra el ransomware

Para prevenir y combatir las amenazas modernas de ransomware, IBM utiliza información de 800 TB de datos de actividad de amenazas, información sobre más de 17 millones de ataques de spam y phishing, y datos de reputación de direcciones IP maliciosas de una red de 270 millones de puntos finales.

Explore las soluciones de protección contra ransomware
Recursos ¿Qué es DFIR (análisis forense digital y respuesta ante incidentes)?

DFIR combina dos campos de ciberseguridad para agilizar la respuesta a amenazas al tiempo que preserva la evidencia contra los ciberdelincuentes.

¿Qué es un ciberataque?

Los ataques cibernéticos son intentos no deseados de robar, exponer, alterar, deshabilitar o destruir información a través del acceso no autorizado a los sistemas informáticos.

¿Qué es SIEM?

La gestión de eventos e información de seguridad (SIEM) ofrece monitoreo y análisis en tiempo real de eventos, así como seguimiento y registro de datos de seguridad para fines de cumplimiento o auditoría.

Dé el siguiente paso

Las amenazas de ciberseguridad son cada vez más avanzadas y persistentes, y exigen un mayor esfuerzo por parte de los analistas de seguridad para examinar innumerables alertas e incidentes. IBM Security QRadar SIEM facilita la solución de amenazas con mayor rapidez y al mismo tiempo mantiene sus resultados finales. QRadar SIEM prioriza las alertas de alta fidelidad para ayudarlo a detectar amenazas que otros simplemente pierden.

Más información sobre SIEM QRadar Solicite una demostración de QRadar SIEM