¿Qué es la gestión de aplicaciones?
Explore la solución de gestión de aplicaciones de IBM Suscríbase a las actualizaciones sobre el tema en torno a la IA
Ilustración de mano moviendo piezas de ajedrez con icono de nube de fondo

 

Actualizado: 5 de marzo de 2024

Colaboradores: Matthew Finio, Amanda Downie

¿Qué es la gestión de aplicaciones (AM)?

La gestión de aplicaciones es la práctica de supervisar las aplicaciones de software a lo largo de su ciclo de vida, incluyendo la instalación, el funcionamiento, el mantenimiento, la asistencia y la optimización, para garantizar el máximo rendimiento y funcionalidad.

La gestión de aplicaciones es el proceso integral de gestión, mantenimiento y soporte de aplicaciones de software a lo largo de su ciclo de vida. Esto comprende tareas como la instalación, actualización, parcheado, mejora y supervisión de los componentes de software y hardware necesarios para el funcionamiento de las aplicaciones.

La gestión de aplicaciones, también conocida como AM (por sus siglas en inglés), integra varios servicios, procesos y metodologías para garantizar la gestión, el mantenimiento y la mejora eficaces de las aplicaciones empresariales personalizadas, empaquetadas o distribuidas en red. El proceso suele incorporar el uso de herramientas y metodologías especializadas para agilizar y automatizar diversos aspectos de la gestión de aplicaciones.

Los equipos de gestión de aplicaciones colaboran estrechamente con diversas partes interesadas, como desarrolladores, probadores y unidades de negocio para garantizar que las aplicaciones cumplen los objetivos de la organización y los requisitos de los usuarios. Monitorizan el rendimiento de las aplicaciones, identifican y resuelven cualquier error o problema, aplican las actualizaciones y medidas de seguridad y prestan asistencia continua a los usuarios.

Además, los equipos integrarán nuevas características y funcionalidades para mejorar la experiencia del usuario, así como garantizar que las aplicaciones cumplan las normas sectoriales y de conformidad.

En última instancia, la gestión de aplicaciones desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la eficiencia y la eficacia de las aplicaciones informáticas, lo que permite a las empresas funcionar con fluidez y cumplir sus objetivos operativos y estratégicos.

Los procesos y actividades necesarios para la gestión de aplicaciones pueden variar en función del tamaño, el sector y los objetivos de una organización. Los elementos generales suelen incluir:

Desarrollo de aplicaciones: Diseño, codificación, pruebas e implementación de aplicaciones de software. 

Implementación de aplicaciones: Instalación y configuración de la nueva aplicación para su uso en entornos específicos.

Monitorización de aplicaciones: Observación continua del rendimiento y la funcionalidad de la aplicación para identificar problemas.

Mantenimiento de aplicaciones: Actualizaciones periódicas, parches y correcciones de cualquier error en la aplicación para garantizar un funcionamiento óptimo.

Soporte de aplicaciones: Asistencia y búsqueda de soluciones para los usuarios de aplicaciones que tengan problemas.

Seguridad de las aplicaciones: medidas de ciberseguridad para proteger la aplicación de posibles amenazas y vulnerabilidades.

Integración de aplicaciones: comunicación y el flujo de datos sin fisuras entre la aplicación y otros sistemas de la organización.

Retiro de una aplicación: Proceso de eliminación progresiva y suspensión de una aplicación al final de su ciclo de vida.

Inteligencia artificial para operaciones de TI (AIOps)

Descubra cómo APM y ARM pueden agilizar la toma de decisiones y la aplicación de recursos.

Contenido relacionado

Regístrese para la guía sobre observabilidad

¿Qué es la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (GCV)?

La gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (GCV o ALM, por sus siglas en inglés) se refiere al proceso de gestión de todo el ciclo de vida de una aplicación de software, desde el concepto inicial hasta su retirada ("desde la cuna hasta la tumba"). La GCV abarca un conjunto más amplio de etapas, que incluyen el desarrollo, las pruebas, la implementación y el mantenimiento de una aplicación.

Implica la coordinación de personas, procesos y herramientas para ofrecer y gestionar eficazmente aplicaciones de alta calidad que cumplan los requisitos de los usuarios y los objetivos de la organización.

Los componentes clave de la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones incluyen:

Desarrollo de aplicaciones: Diseñe y desarrolle eficazmente la aplicación, teniendo en cuenta la arquitectura, la interfaz de usuario y las prácticas de codificación.

Gestión de la implementación y el lanzamiento: Garantice la fluidez en los procesos de implementación y lanzamiento de la aplicación en entornos específicos minimizando las incidencias.

Mantenimiento y soporte: Proporcione mantenimiento, asistencia y solución de problemas continuos para resolver cualquier problema y garantice un rendimiento óptimo y libre de errores de la aplicación.

Optimización del rendimiento: analice y optimice continuamente el rendimiento de la aplicación para garantizar que cumple las normas y los parámetros de rendimiento definidos. Utilice el software de gestión del rendimiento de las aplicaciones (APM) para garantizar el buen funcionamiento de las aplicaciones cruciales. 

Gestión de requisitos: Capture, rastree, analice y gestione los requisitos de la aplicación para garantizar que se ajusta a los objetivos de la organización y a las necesidades de los usuarios. 

Seguridad y conformidad: Implemente medidas de seguridad eficaces y siga la normativa del sector para proteger la aplicación y sus datos frente a amenazas y vulnerabilidades y garantizar su cumplimiento. 

Pruebas y control de calidad: Pruebe concienzudamente la aplicación para comprobar que funciona según lo previsto y cumple las normas de calidad exigidas.

Formación y asistencia al usuario: proporcione formación y asistencia a los usuarios para garantizar que los empleados o usuarios puedan utilizar eficazmente la aplicación y comprender sus funciones. Las partes interesadas desempeñan un papel importante a la hora de aportar conocimientos técnicos a lo largo del ciclo de vida de la aplicación.

El objetivo de ALM es agilizar el proceso de desarrollo de software, mejorar la calidad de la aplicación y reducir el tiempo y el coste de su desarrollo y mantenimiento.

¿Qué son los servicios de gestión de aplicaciones (AMS)?

Los servicios de gestión de aplicaciones (AMS) hacen referencia a la externalización de la gestión y el soporte de las aplicaciones empresariales a un proveedor de servicios externo. Al subcontratar la gestión de aplicaciones, las empresas pueden optimizar los costes y aprovechar la experiencia especializada del proveedor. Mantener, optimizar y dar soporte a varios tipos de aplicaciones de software dentro de la organización se convierten en responsabilidades del proveedor, que puede adaptar sus servicios para satisfacer requisitos específicos de la organización.

El objetivo de los proveedores de AMS es garantizar que las aplicaciones funcionen de manera fluida, segura y eficiente, y la externalización de AM permite a las organizaciones centrarse en sus actividades empresariales principales sin preocuparse por las complejidades de aplicaciones.

¿Por qué es importante la gestión de aplicaciones para las empresas?

La gestión de aplicaciones (AM) es importante para las empresas, ya que asegura el buen funcionamiento, el mantenimiento y la optimización de aplicaciones informáticas cruciales para diversas funciones organizativas. La AM desempeña un papel fundamental en la mejora de la eficacia operativa al garantizar que las aplicaciones funcionen sin problemas, minimizar el tiempo de inactividad y abordar los problemas técnicos con rapidez.

Una gestión eficaz de las aplicaciones aumenta la productividad y la innovación en las organizaciones. Permite a los empleados centrarse en las actividades principales, los procesos empresariales, las cuestiones competitivas y la ampliación y fortalecimiento del ecosistema sin interrupciones causadas por fallos relacionados con las aplicaciones.

Una AM eficaz también contribuye a mejorar la experiencia del usuario, ya que habilita aplicaciones bien gestionadas con interfaces más fluidas e intuitivas. Esta ventaja puede aumentar la satisfacción y fidelidad de los clientes y otorgar a la organización una ventaja competitiva.

Al garantizar que las aplicaciones están actualizadas y funcionan de forma óptima, la AM contribuye a la rentabilidad, lo que permite a las empresas asignar recursos de forma más estratégica e invertir en otras áreas de desarrollo y crecimiento. Además, una gestión eficaz de las aplicaciones permite a las empresas cumplir las normas sectoriales y de conformidad, minimizando el riesgo de sanciones y consecuencias legales.

En general, la AM es un factor clave para que las empresas se mantengan ágiles y receptivas a las cambiantes demandas del mercado y la tecnología. Al garantizar que las aplicaciones sean seguras, fiables y estén alineadas con los objetivos empresariales, la gestión de aplicaciones facilita el éxito y el crecimiento de la organización, fomenta la innovación y puede aumentar la ventaja competitiva.

 

¿Cuáles son las principales partes interesadas en la gestión de aplicaciones?

Algunas partes interesadas importantes en la gestión de aplicaciones son:

Los desarrolladores de aplicaciones, DevOps y DevSecOps: dado que son los responsables de diseñar, desarrollar, implementar, integrar, mantener y proteger la aplicación, estos grupos son cruciales para comprender los aspectos técnicos de la aplicación e implementar actualizaciones y mejoras.

Los gestores de aplicaciones: Estas personas, que forman parte del equipo de TI y supervisan las aplicaciones informáticas de la empresa, dirigen la gestión de proyectos y los flujos de trabajo para la implementación, el mantenimiento y la retirada de aplicaciones.

Los propietarios de empresas y las partes interesadas: Centrado en la productividad y los resultados, este grupo tiene un gran interés en el rendimiento y la funcionalidad de la aplicación. Sus comentarios son esenciales para alinear el proceso de gestión de aplicaciones con los objetivos empresariales más amplios de la organización.

Los usuarios: los usuarios y grupos que interactúan directamente con la aplicación son fuentes de información y datos de uso cruciales para comprender la eficacia de la aplicación e identificar áreas de mejora.

La gestión de TI: como supervisores de la estrategia y la infraestructura generales de TI, la gestión de TI puede contribuir a alinear las actividades de gestión de aplicaciones con los objetivos de TI más amplios de la organización.

Los equipos de operaciones de TI: Responsables de gestionar la infraestructura y los sistemas en los que se ejecutan las aplicaciones, estos equipos son cruciales para garantizar el buen funcionamiento de las aplicaciones y mantener los componentes de hardware y software subyacentes.

Proveedores o proveedores externos: En los casos en que la aplicación procede de proveedores o proveedores externos, estas entidades son partes interesadas importantes. Su participación puede incluir la prestación de servicios de asistencia, actualización y mantenimiento de aplicaciones.

Comprometerse y colaborar con estas partes interesadas clave es esencial para una gestión eficaz de las aplicaciones. De este modo, se garantiza que el proceso de gestión se ajuste a los objetivos generales de la organización, satisfaga las necesidades de los usuarios y siga respondiendo a la evolución de la tecnología y las necesidades empresariales.

Productos
Gestión de aplicaciones para la nube híbrida

IBM Consulting ofrece soluciones de TI innovadoras y de alta calidad para satisfacer las necesidades empresariales de nuestros clientes, incluidos los servicios de gestión de cloud híbrida con soluciones tecnológicas que permiten alcanzar sus objetivos empresariales y acelerar el viaje a la cloud.. 

Explore las soluciones de gestión de aplicaciones

Supervisión del rendimiento de las aplicaciones (APM)

Observe, monitorice y corrija automáticamente toda su pila de aplicaciones utilizando la automatización, la IA, el machine learning y otras tecnologías de IBM Instana Observability.

Explore nuestros servicios APM

IBM bonomic

Acelere las operaciones de TI, mejore el rendimiento de las aplicaciones y minimice los costes con una plataforma que ofrece visualización de pila completa, automatización inteligente y conocimientos con IA.

Explore IBM Turbonomic
Recursos Cómo facilitar la autogestión de TI con operaciones autónomas

Descubra cómo los líderes de TI utilizan la IA y la automatización para añadir nuevas capacidades a sus soluciones de TI, visualizar las operaciones de principio fin y monitorizar cada evento de TI en tiempo real.

Evaluación de desarrollo y gestión de aplicaciones

Averigüe cómo se comparan sus respuestas con los puntos de referencia del sector y descubra nuevas áreas de optimización para que su organización saque el máximo partido a su estrategia de ADM.

IBM Consulting Cloud Accelerator

Experimente la velocidad, la previsibilidad y la reducción del riesgo con una plataforma diseñada para ayudar a las empresas a acelerar la adopción de la nube con resultados coherentes y previsibles.

¿Qué es la migración a la nube?

Conozca el proceso de traslado de datos, aplicaciones y cargas de trabajo de un centro de datos en las instalaciones a una infraestructura basada en la nube, o de un entorno de nube a otro.

¿Qué es la migración de aplicaciones?

Explore el proceso de mover una aplicación de un entorno informático a otro.

¿Qué es la modernización de aplicaciones?

Explore los beneficios y los retos de tomar aplicaciones heredadas existentes y modernizar su infraestructura de plataforma, arquitectura interna y características.

Dé el siguiente paso

Utilice IBM Turbonomic para ejecutar aplicaciones de manera fluida, continua y rentable para ayudar a lograr un rendimiento eficiente de las aplicaciones y, al mismo tiempo, reducir los costes.

Explore IBM Turbonomic Solicite una demo gratuita