Las cadenas de suministro como elemento clave de un desarrollo sostenible

By | 6 minute read | 09/06/2022

Luis Ranchal
Lead Client Partner
IBM Consulting

La inquietud existente a nivel mundial por un desarrollo sostenible tuvo como uno de sus hitos más importantes la publicación en el año 2015 de los objetivos para el desarrollo sostenible de la ONU. Desde ese momento, son numerosas las iniciativas para un desarrollo sostenible, y las propias compañías han realizado considerables esfuerzos para adquirir compromisos de mejora de sus impactos medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG). Dentro de la dificultad que supone, se han producido avances muy significativos en aquellos procesos que se encuentran bajo el control directo  de las compañías (operaciones propias o suministros directos), pero el ámbito de las cadenas de suministro (la cadena de proveedores que suministran productos y/o servicios) es un reto clave y al mismo tiempo con mucho camino por recorrer.

¿Por qué son relevantes las cadenas de suministro para un desarrollo sostenible?

La relevancia viene determinada por el impacto que las cadenas de suministro tienen en los factores ESG globales. La huella ESG que genera la cadena de proveedores de muchos sectores es de mucha mayor relevancia que la de sus operaciones y suministros directos, y a su vez mucho más difícil de controlar al estar fuera de las decisiones directas de la compañía:

  • Desde el punto de vista medioambiental y concretamente en el control de emisiones, se estima que el 50% de éstas se generan en las cadenas de suministro, e incluso llegan al 80%-90% en ciertos sectores como el de FMCG (‘Fast-Moving Consumer Goods’), moda, alimentación, automoción, construcción, etc; como aparece en el estudio recogido en el World Economic Forum:

 

 

  • En un mercado globalizado con producción dispersa geográficamente, los mayores riesgos desde el punto de vista social provienen posiblemente de las cadenas de proveedores complejas y dispersas, donde pueden emerger riesgos respecto al cumplimiento de los derechos humanos. Existen marcos de ONU, OIT, OCDE y otros organismos que señalan la responsabilidad de empresas a desplegar la diligencia debida en este ámbito, incluso con foco especial en sectores con potenciales mayores riesgos como los de actividades extractivas, agrícolas o textiles.

¿Qué está sucediendo en el ámbito regulatorio?

Los responsables de la regulación son conscientes de la complejidad del control exhaustivo de los factores ESG en las cadenas de suministro de la mayoría de los sectores, ya que se trata en muchos casos del control de cadenas largas, con muchos actores, y dispersas geográficamente. Por ello, actualmente no existe obligatoriedad para el reporte preciso de toda la información correspondiente a la cadena de suministro. Por ejemplo, el reporte de compromisos en huella de carbono se está ciñendo en mayor medida a los alcances 1 y 2 (operaciones y suministros directos), y no tanto en el alcance 3 (donde se encuadra la cadena de suministro), aunque hay numerosas compañías que realizan ya un esfuerzo por avanzar también en este alcance.

Pero, al mismo tiempo, la legislación presenta una tendencia creciente en la obligación de las compañías para que ejerzan acciones y se responsabilicen de los factores ESG sobre sus cadenas de proveedores. Concretamente y dentro de la UE, Alemania publicó en julio de 2021 una nueva ley que obligará a las compañías con 3.000 o más empleados a tomar las ‘medidas apropiadas’ para asegurar el respeto de los derechos humanos y medioambiente dentro de sus cadenas de suministro, a partir del año 2023. A través de la nueva propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad, es de prever que este tipo de requerimientos estén cada vez más presentes en la legislación de otros países..

¿Qué acciones están realizando las compañías sobre sus proveedores para un mayor control de la sostenibilidad en sus cadenas de suministro?

Muchas son las compañías que ya vienen realizando acciones proactivas para un mayor control de los factores ESG en sus cadenas de suministro. Además de poner foco creciente en reducción de la huella de carbono sobre sus cadenas de suministro, las compañías están poniendo en práctica medidas que en IBM englobamos dentro de la iniciativa ‘sustainable sourcing’, liderada normalmente por las áreas de compras de nuestros clientes, que de forma simplificada tiene dos etapas en su desarrollo:

  1. Etapa de madurez: Asegurar el cumplimiento de políticas de sostenibilidad en sus proveedores de primer nivel (Tier 1, proveedores con los que mantiene contratos directamente).
    Las compañías más maduras en el desarrollo de su estrategia de sostenibilidad ya vienen incluyendo en sus procesos de cualificación de proveedores directos los criterios de sostenibilidad. Para ello, solicitan a estos proveedores información específica ESG (certificaciones, evidencias y KPIs) que permita asegurar su alineamiento.
  2. Etapa de excelencia: Incorporar controles sobre sus cadenas de suministro extendidas (Tier N, proveedores sin contratos directos con la compañía y que son contratados a su vez por los Tier 1 y siguientes)

Las compañías que buscan la excelencia en los riesgos ESG sobre sus cadenas de compromisos extendidas (no sólo sus proveedores directos) están habilitando consorcios y proyectos piloto que les permitan disponer de información en sus cadenas de suministro con mayor riesgo ESG, llegando incluso a los proveedores iniciales de la cadena.

Iniciativas para el control extendido de la cadena de proveedores y la tecnología como elemento clave 

Son varios los sectores con especial riesgo en sus cadenas de suministro extendidas que están desarrollando iniciativas para mitigarlos. A modo ilustrativo, os presentamos algunos de los sectores en los que IBM viene ayudando en este reto:

  • Fashion Trust’: En el sector de la moda, UKFT (UK Fashion & Textile Association) está desarrollando la iniciativa para asegurar el respeto a derechos humanos y medioambiente en la producción de la materia prima utilizada en la confección, comenzando por la procedencia del algodón.
  • ‘Food Trust’: En el sector de la alimentación, se está llevando a cabo el control de procedencia de la comida que es distribuida. Entre otros, ha permitido a Nueva Pescanova a mejorar sus compromisos ESG.
  • En el sector minero, son varias las compañías y consorcios (RCS, British Columbia) las que aseguran la procedencia correcta de las materias primas, que en ocasiones provienen de geografías con controles ESG más laxos y por ello con mayor riesgo ESG.

Todas ellas tienen en común el aprovechamiento de la digitalización (con uso de tecnología blockchain) para construir estas redes de control de las cadenas de suministro extendidas, en muchos casos al mismo tiempo que se incrementa el control de la operación, como viene aplicando Telefónica. Las características intrínsecas de esta tecnología se están demostrando como las más idóneas para afrontar soluciones en estas redes complejas.

Aprovechar la capacidad de las tecnologías y la digitalización para asegurar cadenas de suministro sostenibles

Considerando la importancia que las cadenas de suministro y de proveedores tienen en la consecución de compromisos de sostenibilidad ESG, y la tendencia regulatoria en poner más énfasis en que las compañías se responsabilicen de este elemento tan importante, es clave disponer de soluciones digitales que faciliten este reto tan sumamente complejo.

Las tecnologías emergentes de digitalización basadas en blockchain están permitiendo generar redes de información compartida en las que se asegura la transparencia y confianza entre todos sus actores, y están alcanzando el liderazgo como solución para resolver estos retos. La adopción proactiva de estas tecnologías para la digitalización del control de la cadena de suministro extendida permitirá avanzar de forma más sólida en la construcción de un futuro más sostenible.

[autopilot_shortcode]