¿En qué consiste la elaboración de informes sobre gases de efecto invernadero?
Explore las herramientas para la elaboración de informes de GEI de IBM Envizi Suscríbase para recibir las novedades sobre sostenibilidad
Ilustración con ciudad, barco, tren, árboles y cabeza respirando aire

Publicación: 24 de enero de 2024
Colaboradores: Amanda McGrath, Alexandra Jonker

¿En qué consiste la elaboración de informes sobre gases de efecto invernadero?

La elaboración de informes de gases de efecto invernadero es el proceso de documentar la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por una empresa, organización o país. Las emisiones totales se calculan a partir de una variedad de fuentes, incluidos los procesos industriales, el uso de energía y el transporte, y se comunican de forma periódica para informar sobre las prácticas empresariales y las políticas internacionales.

Las emisiones de gases de efecto invernadero son una de las principales causas del cambio climático. La liberación de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y gases fluorados (incluidos los hidrofluorocarbonos [HFC], perfluorocarbonos [PFC] clorofluorocarbonos [CFC] y otros) puede crear un "efecto invernadero", en el que el calor queda atrapado en la atmósfera terrestre, provocando un aumento de la temperatura global. Dichas emisiones son principalmente el resultado de las actividades humanas, especialmente de la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural. A medida que los países y las empresas buscan normas y políticas que aborden el cambio climático y reduzcan el impacto ambiental, la elaboración de informes normalizados sobre GEI ofrece datos coherentes y transparentes para fundamentar la toma de decisiones.

Su guía de contabilidad de emisiones de GEI

Conozca los procesos utilizados para gestionar los datos de rendimiento medioambiental y los pasos necesarios para contabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Explorar más

Regístrese para obtener la guía de informes ESG

Historia de la elaboración de informes sobre gases de efecto invernadero

En 1994, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) estableció objetivos para estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero como medio para hacer frente al cambio climático. El Protocolo de Kioto, que se aprobó tres años después, estableció objetivos específicos para la reducción de emisiones para los países industrializados. Y en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) de 2015, países de todo el mundo se comprometieron con el Acuerdo de París, un tratado internacional histórico que tiene como objetivo limitar el calentamiento de la Tierra a menos de 2 °C (3.6 °F) por encima de los niveles preindustriales, con el objetivo a largo plazo de limitar el aumento a 1.5 °C (2.7 °F). En la actualidad, más de 40 países cuentan con leyes que exigen la notificación obligatoria de las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cómo se miden las emisiones de gases de efecto invernadero?

Aunque el dióxido de carbono (CO2) se considera el principal impulsor del efecto invernadero, no es el único contribuyente. El impacto de otros gases de efecto invernadero, como el metano, el óxido nitroso y los gases fluorados como los clorofluorocarbonos, se mide en términos de equivalentes de dióxido de carbono (CO2e). El impacto de cada tipo de gas de efecto invernadero se mide colectivamente en términos de su potencial de calentamiento global (PCG). Esta métrica compara la capacidad de un gas para atrapar calor con la del dióxido de carbono durante un periodo de tiempo determinado. Las mediciones de CO2e ayudan a mostrar el impacto global de todos los gases de efecto invernadero de forma comparable.

Para las empresas, las emisiones se dividen en tres categorías:

  • Emisiones de Alcance 1: las producidas directamente por la empresa
  • Emisiones de Alcance 2: las generadas por la energía y otros recursos que utiliza la empresa
  • Emisiones de Alcance 3: aquellas que resultan de fuentes indirectas dentro de la cadena de suministro

Las técnicas de medición varían, incluyendo el control directo de las emisiones en su fuente y métodos indirectos como la estimación de las emisiones a partir de los datos de consumo de combustible.

¿Qué es un inventario de GEI?

Un inventario de gases de efecto invernadero es un tipo de informe de sustentabilidad que ofrece una relación completa de todas las emisiones y absorciones de GEI de una empresa o entidad durante un periodo de tiempo determinado. Recopila datos sobre todos los gases de efecto invernadero primarios tanto de las emisiones directas (las procedentes de fuentes que la empresa posee o controla) como de las emisiones indirectas (las que se producen por la generación de energía utilizada por la empresa). También incluye datos sobre cualquier esfuerzo realizado para equilibrar la producción de emisiones. Un inventario de emisiones puede ayudar a fundamentar la toma de decisiones sobre el uso de los GEI y los esfuerzos de mitigación, a identificar tendencias y oportunidades de reducción, y a menudo forma parte de los requisitos obligatorios de elaboración de informes. Los inventarios suelen hacerse públicos como parte de los informes anuales y otros esfuerzos.

¿Cuáles son los estándares para crear un inventario de GEI?

Varias herramientas y sistemas de información ofrecen orientación sobre cómo medir, analizar y comunicar los datos pertinentes. La herramienta de contabilidad de GEI más utilizada es la Norma Corporativa de Contabilidad y Presentación de Informes del Protocolo de GEI, a menudo denominada Protocolo de Gases de Efecto Invernadero, Protocolo de GEI o GHGP. El Protocolo de GEI, una iniciativa conjunta del Instituto de Recursos Mundiales y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), proporciona principios, orientación, herramientas y metodologías para crear inventarios de GEI y comunicar los datos pertinentes. Está estructurado en torno a cinco principios: pertinencia, exhaustividad, coherencia, transparencia y exactitud.

Los responsables globales de la toma de decisiones consideran que el Protocolo de GEI es el punto de referencia para las normas en materia de elaboración de informes sobre GEI y, a menudo, los países y las empresas lo utilizan cuando desarrollan sus propias políticas de medición y elaboración de informes sobre emisiones. Puede utilizarse para hacer un seguimiento de los datos de emisiones de productos individuales, empresas o países concretos, o incluso de toda una cadena de valor. Dado que su uso está tan extendido, ha contribuido a que los informes sobre emisiones mundiales sean más coherentes y los conjuntos de datos más comparables.

Elaboración de informes sobre GEI y objetivos de sustentabilidad

La elaboración de informes sobre las emisiones de gases de efecto invernadero ayuda a las empresas que persiguen objetivos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) al ofrecer una imagen clara de su impacto medioambiental e identificar áreas clave de mejora. Gracias a esta transparencia, las empresas pueden establecer mejor unos objetivos de sustentabilidad realistas y perseguir la responsabilidad social corporativa. Disponer de datos precisos y exhaustivos es clave: las tendencias en los datos de emisiones notificados y una mejor información sobre las fuentes de emisiones pueden arrojar luz sobre las oportunidades de adoptar prácticas más respetuosas con el medio ambiente y ayudar a determinar los resultados de los esfuerzos de mitigación, como la captura y el almacenamiento de carbono (CAC) y el secuestro de carbono. Estos datos son esenciales para mantener el cumplimiento de los requisitos internacionales de elaboración de informes sobre GEI, pero también ofrecen una ventana a las oportunidades de ahorro de costes y eficiencia operativa.

Ejemplos de programas obligatorios de elaboración de informes sobre GEI

Aunque los países y las empresas pueden asumir la elaboración de informes sobre gases de efecto invernadero de forma voluntaria o para satisfacer intereses internos y de los stakeholders, la mayoría también están sujetos a programas y normas obligatorios establecidos por gobiernos y organizaciones internacionales. Muchos de estos programas obligan a informar a las empresas u organizaciones cuyas emisiones superen un número determinado de toneladas métricas. Algunas de las mayores iniciativas de elaboración de informes obligatorios incluyen:

Estados Unidos: Programa de Notificación sobre Gases de Efecto Invernadero (GHGRP) y Divulgación Climática de la SEC

Establecido por la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) en 2009, el GHGRP obliga a informar sobre las emisiones de GEI de las grandes fuentes y proveedores de Estados Unidos. Este programa, una ampliación de la Ley de Aire Limpio, cubre aproximadamente el 85 % de las emisiones de GEI del país. Se centra en industrias energéticas como centrales eléctricas, petróleo y gas, productos químicos y residuos. El GHGRP se dirige principalmente a las instalaciones que son grandes emisoras de gases de efecto invernadero. Deben incluir datos sobre CO2, metano, óxido nitroso y gases fluorados; los informes se presentan anualmente y proporcionan los datos sobre GEI recogidos durante el año natural anterior. El Programa de Informes sobre Gases de Efecto Invernadero de la EPA incluye requisitos específicos basados en el tamaño, la industria y el impacto y está sujeto a ajustes (por ejemplo, la Subparte W, el mandato del GHGRP para los proveedores de petróleo y gas, se amplió con nuevas categorías de fuentes a nivel de instalación en 2022). La agencia ofrece herramientas para determinar la aplicabilidad a diferentes instalaciones1 y los datos del GHGRP se ponen a disposición del público para respaldar la transparencia y la responsabilidad.

Aunque el GHGRP se aplica a las industrias energéticas, la Comisión del Mercado de Valores de EE. UU. (SEC) obliga a las grandes empresas de todos los sectores a elaborar informes sobre las emisiones de GEI. La SEC exige que las grandes empresas que cotizan en bolsa informen sobre sus emisiones de GEI de alcance 1 y 2 cuando dichas emisiones sean materiales o puedan afectar a las decisiones en materia de inversiones. La comisión también ordena que dichas empresas obtengan informes de expertos en emisiones de GEI que verifiquen que sus divulgaciones son exactas.

Unión Europea: Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE UE)

Lanzado en 2005, el RCDE UE, piedra angular de la política de lucha contra el cambio climático de la Unión Europea, abarca más de 11 000 centrales eléctricas y plantas industriales de 31 países, así como compañías aéreas. Su sistema de tope y comercio impone límites a las emisiones totales de GEI de las entidades cubiertas, que se reducen con el tiempo. Las entidades pueden comprar o vender derechos de emisión, una disposición que pretende aportar flexibilidad y ofrecer incentivos para la reducción. Los datos notificados deben incluir los niveles de CO2, y algunas instalaciones también informan sobre el óxido nitroso y los perfluorocarbonos.

Internacional: Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)

En virtud de la CMNUCC, establecida en el Acuerdo de París, todos los países están obligados a elaborar informes sobre las emisiones de GEI mediante la creación de inventarios nacionales que detallen las emisiones y absorciones globales. Los datos se utilizan para el Balance Mundial (GST), un informe de datos de GEI que se realiza cada cinco años sobre el estado de las emisiones y los objetivos climáticos. La Conferencia de las Partes (COP) anual de la ONU evalúa el programa cada año y realiza los cambios necesarios en el tratado y sus normas.

Australia: Sistema Nacional de Informes sobre el Efecto Invernadero y la Energía (NGERS)

El NGERS australiano, establecido en 2007, exige a las empresas que informen sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero, su producción de energía y su consumo energético. Para recopilar los datos se utiliza su Sistema de Notificación de Emisiones y Energía (EERS), que incluye información sobre diversos gases de efecto invernadero y métricas energéticas, factores de emisión específicos de las instalaciones y otras áreas. Los informes resultantes sirven de base a las políticas y medidas del gobierno australiano en materia de cambio climático.

Sudáfrica: Reglamento Nacional de Notificación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (NGER)

Sudáfrica, uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero en África, introdujo requisitos obligatorios de notificación de GEI para los grandes emisores en 2019. También se estableció un impuesto sobre el carbono como incentivo financiero para reducir las emisiones, especialmente las derivadas del uso intensivo de carbón como combustible. Las empresas utilizan el Sistema Sudafricano de Notificación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (SAGERS) para cargar anualmente los datos de emisiones y garantizar el cumplimiento de las prácticas mundiales de notificación.

Japón: Sistema de Notificación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero

El gobierno japonés exige a las empresas y organizaciones que informen anualmente de sus emisiones de gases de efecto invernadero para ayudar a cumplir sus compromisos en el marco del Acuerdo de París. Los requisitos obligatorios de notificación incluyen los sectores industriales, la energía, el transporte y los edificios comerciales. Los informes se someten a la verificación de terceros para garantizar su exactitud y fiabilidad. Se espera legislación adicional sobre la elaboración de informes en los próximos años.

Soluciones relacionadas
Software de gestión de emisiones de IBM Envizi

Calcule e informe con precisión las emisiones de GEI, descubra insights y realice un seguimiento del progreso hacia los objetivos de descarbonización con el software de gestión de emisiones de GEI.

Explorar el software de gestión de emisiones de IBM Envizi

Recursos ¿Qué es la contabilidad de carbono?

La contabilidad de carbono permite a las organizaciones cuantificar sus emisiones de gases de efecto invernadero, comprender su impacto climático y establecer objetivos para reducir sus emisiones.

¿Qué son las emisiones de Alcance 3?

Las emisiones de Alcance 3 son una categoría de emisiones de gases de efecto invernadero originadas en operaciones comerciales de fuentes que no son propiedad directa de una organización ni están controladas por ella.

¿Qué es la descarbonización?

La descarbonización es un método de mitigación del cambio climático que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), además de eliminarlas de la atmósfera.

¿Qué es cero neto?

El cero neto es el punto en el que los gases de efecto invernadero emitidos hacia la atmósfera se equilibran con una cantidad equivalente eliminada de la atmósfera.

¿Qué son los marcos ESG?

Las empresas utilizan las directrices sobre informes ESG para divulgar datos sobre las operaciones comerciales y las oportunidades y riesgos relacionados con cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza.

¿Qué es la gestión energética?

La gestión de la energía es el monitoreo, el control y la optimización proactiva y sistemática del consumo de energía de una organización para conservar el uso y disminuir los costos energéticos.

Dé el siguiente paso

Simplifique la captura, consolidación, administración, análisis e informes de sus datos ambientales, sociales y de gobierno (ESG) con IBM Envizi ESG Suite.

Explore Envizi Reserve una demostración en vivo
Notas de pie de página

1 Greenhouse Gas Reporting Program Applicability Tool (enlace externo a ibm.com), Agencia de Protección Ambiental (epa.gov), agosto de 2023