Inteligencia Artificial sobre el terreno: un universo plagado de posibilidades

By | 6 minute read | 15/06/2022

Technology Tech Executive
IBM

Ricardo Argüello
Managing Director
HabberTec España

La idea de una “máquina que piensa” se remonta a la antigua Grecia. Los griegos inventaron el concepto, pero probablemente no eran conscientes de hasta qué punto se podía desarrollar. Hoy en día, y a pesar de que todavía le queda recorrido, la Inteligencia Artificial —o en otras palabras, las máquinas que piensan— ya está muy presente en la vida cotidiana de la sociedad, y no sólo en el ámbito de las empresas.

Cuando nuestra plataforma de streaming favorita nos hace una recomendación de contenido, cuando pedimos una cita médica por teléfono sin casi mediar palabra o cuando un e-mail malicioso acaba en la carpeta de SPAM por “arte de magia”, la IA ha estado trabajando. Pero sus casos de uso son infinitos y su potencial para transformar sectores, inmenso. Por ello, hoy en día esta tecnología es una de las que más está impactando nuestro entorno y va mucho más allá de los gadgets inteligentes que podamos llevar en el bolsillo o en la muñeca.

Uno de los grandes usos de esta tecnología que ha ido cobrando relevancia en los últimos años ha sido en el área de atención al cliente. Resolver problemas y dudas de los consumidores es una tarea diaria que requiere tiempo y personal, y los asistentes virtuales son capaces de hacer este proceso más eficaz. Por un lado, consiguen que el usuario espere menos tiempo para responder su pregunta; por otro, logran una mayor agilidad en los procesos corporativos y, a su vez, permite a los profesionales abordar tareas más complejas y de mayor valor.

Un ejemplo palpable de ello lo vimos nada más comenzar la pandemia. Los servicios telefónicos de las instituciones sanitarias estaban plagados de consultas y los agentes no daban abasto. Los asistentes virtuales y los chatbots basados en IA fueron grandes aliados para salir de aquel embrollo, solventando algunas dudas sencillas y derivando las más complejas. Por ejemplo, IBM y la Junta de Andalucía crearon un asistente virtual que respondió más de 67.000 consultas ciudadanas sobre el virus. En este tiempo, la Diputación de Álava también ha puesto en marcha un asistente creado con tecnología de IBM que aborda diferentes necesidades de los ciudadanos y permite a los trabajadores del sector público implementar otras tareas. En otro ámbito y mucho antes de la pandemia, Caixabank fue un gran ejemplo a la hora de confiar en esta tecnología, siendo el primer banco del mundo que, ya en 2015, entrenó y utilizó un asistente para dar soporte a los expertos en comercio exterior del banco.

La revolución de la Inteligencia Artificial en sectores tradicionales

La Inteligencia Artificial tiene la capacidad de reinventar e impulsar la innovación en sectores de todo tipo, incluso los más tradicionales. Un ejemplo de ello es el agrícola, un área muy afectada por el cambio climático en países como España. En este aspecto, las capacidades de la IA están ayudando al sector agrícola a rentabilizar sus explotaciones y conseguir un producto con los máximos estándares de calidad consumiendo menos recursos de agua y fertilización.

Los tomates cultivados en los invernaderos de Cajamar en El Ejido (Almería) son una muestra de esta transformación. La cooperativa Cajamar es una de las muchas empresas que, con su extensa comunidad de agricultores, está contribuyendo cada día a cultivar la “huerta de Europa” y acumula una larga tradición de cosecha en diversas áreas de España. Aquí, la IA también tiene mucho que aportar: en combinación con la suite climática de IBM, han desarrollado Plataforma Tierra. Esta herramienta permite que los agricultores puedan llevar a cabo su trabajo de forma más precisa gracias a los servicios predictivos de ahorro de agua y fertilización que, sin duda, contribuyen a que sus explotaciones sean más inteligentes, sostenibles y rentables.

El sector inmobiliario también está obteniendo beneficios de la inteligencia artificial. Habber Tec, business partner de IBM, desarrolló para la Unión de Créditos inmobiliarios (UCI), una solución de inteligencia artificial con la tecnología Watson de IBM, para ayudar a la compañía a mejorar, en tiempo y calidad, el proceso de análisis de concesión de préstamos hipotecarios, que tradicionalmente realizaban analistas de riesgos de la compañía, generando consecuencias como retraso en las respuestas, presencia de subjetividad, falta de agilidad para adaptarse a los cambios, entre otras.

Esta aplicación es capaz de dar una respuesta en tiempo real a las solicitudes de hipoteca, automatizando un 80% de las decisiones de crédito, gracias a los modelos predictivos de inteligencia artificial, combinados con políticas de riesgo y servicios cognitivos que mejoran la experiencia del usuario y capturan nuevos datos.

Inteligencia Artificial sobre el asfalto

La movilidad por carretera también juega un papel crucial en la vida de la sociedad y atraviesa grandes retos. El aumento del tráfico, las emisiones de gases de efecto invernadero, la seguridad o el tiempo empleado en los desplazamientos son una cuestión apremiante. ¿Podría la tecnología ayudar a solucionarlo? Lo cierto es que sí. IBM y Abertis, grupo mundial líder en gestión de autopistas de peaje e infraestructuras, están ya explorando vías pioneras para desarrollar autopistas más innovadoras, seguras y ecológias. En este aspecto la IA tiene mucho que ofrecer en combinación con otras tecnologías como el cloud o el 5G. Por ejemplo, en el ámbito predictivo, la IA puede utilizarse para conocer la densidad de tráfico en un tramo concreto, ayudar en el estado de conservación de las vías —llegando a anticiparse a la degradación del pavimento— o para prevenir grandes nevadas que puedan afectar a las infraestructuras y a los usuarios.

La IA también ejerce un papel muy relevante en campos que, a simple vista, no se perceptibles. Por ejemplo, en el ámbito de la seguridad privada Prosegur necesitaba automatizar procesos internos para prestar un mejor servicio en el área de vigilancia privada. La gestión de los pedidos, los cobros o la facturación, entre otros, se estaban realizando de forma manual debido a su complejidad, lo que provocaba falta de trazabilidad en las peticiones de clientes, retrasos con el cumplimiento de la normativa o pérdida de información en los procesos de facturación, entre otros.

Para solucionar esto, Prosegur, de la mano de Habber Tec, implementó la solución Order-to-cash basada en la herramienta IBM Business Process Manager Standard, que ordena todo el proceso de prestación del servicio, desde la petición inicial hasta el cobro. Así, el cliente puede  contar con trazabilidad en las peticiones, mejorar los tiempos de respuesta de soluciones urgentes y unificar los canales de comunicación, entre muchas otras ventajas.

En definitiva, la seguridad, la movilidad o la agricultura son solo algunos ejemplos que demuestran cómo la IA está impactando positivamente en sectores muy diferentes. Tanto en momentos en los que el usuario final puede apreciar su presencia como cuando no, esta tecnología sigue evolucionando para facilitar la vida no sólo de las empresas sino también de las personas, planteando un gran abanico de posibilidades para hacer efectivo el cambio.

[autopilot_shortcode]