Ir a contenido principal

Navegación de orejas

Será raro el día en que no use ningún tipo de transporte


Un autobús, tren o automóvil para trabajar. Una bicicleta para ir a la escuela. Un avión para un viaje de negocios. E incluso si usted no sale de su casa, su vida sigue siendo influenciada por la industria del transporte: prácticamente todo bien tangible - comida, ropa, medicamentos, vehículos, computadores - ha sido transportado a su mundo desde otro lugar.

El transporte - la circulación de personas y bienes desde el punto A al punto B - es la energía vital de nuestra economía. Las ciudades no podrían existir si no tuviéramos sistemas de transporte para trasladar a las personas y bienes dentro, fuera y por los alrededores. Ha sido uno de los principales impulsores de la globalización: reduciendo las distancias, plantando el surgimiento de nuevas economías y mejorando la calidad de vida de millones de personas.

Sin embargo, muchos de nuestros sistemas de transporte son inadecuados para atender las necesidades del siglo 21. Al integrar la tecnología y la inteligencia en la infraestructura física del transporte, podemos mejorar la capacidad, incrementar la experiencia del pasajero y hacer que nuestros sistemas de transporte sean más eficientes, seguros y protegidos.

Vídeo sobre el Transporte más Inteligente: Introducción (2,26 min)

 

Mejorando la movilidad para el siglo XXI

Samuel J. Palmisano, presidente de IBM, se dirige a los miembros de la Intelligent Transportation Society of America acerca de las oportunidades para un sistema de transporte más inteligente.

 


 

La necesidad de obtener progreso es evidente.   La congestión del tráfico cuesta más del 1% del PIB a la Unión Europea, o más de 100 mil millones de euros por año.  El 60% de la confianza del consumidor con respecto al sector de transporte aéreo de Estados Unidos es negativa, y hay 19% menos pasajeros leales a marcas en 2008 que en 2006 - una receta para la mercantilización.  La congestión del tráfico por las carreteras de Estados Unidos en 2007 consumió 2,8 mil millones de galones de combustible y 4,2 mil millones de horas. El costo total de combustible y tiempo consumidos fue de US$ 87,2 mil millones.  La oportunidad está aquí.  Una ciudad europea redujo el tráfico hasta 18%, e incrementó la utilización del transporte público en 80.000 pasajeros por día. Los ciudadanos votaron a favor de apoyar el proyecto.  Un aeropuerto europeo redujo el mal manejo del equipaje en 60% utilizando una solución innovadora.

 


 

Tenga en cuenta lo que ocurre cuando algo sale mal

Una tormenta, un apagón o una huelga en una ciudad pueden repercutir en todo el país porque el transporte es un ecosistema interconectado y complejo que tiene muchas partes interesadas.

Cuando nuestro sistema de transporte se detiene completamente, cuesta dinero - entre 1 y 3 por ciento de nuestro producto interno bruto. Sólo en los Estados Unidos, las personas pierden 4,2 mil millones de horas por año sentadas en el tráfico.

No podemos crear nuestra manera de salir del tráfico congestionado con más carreteras, puentes y caminos. "El patrón que vemos es que cada vez que se construye una nueva carretera, aumenta la utilización y el tráfico congestionado vuelve", dice Phil Mumford, CEO de Queensland Motorways en Australia. "Tenemos que ser más inteligentes sobre cómo gestionar nuestra circulación del tráfico". Y la capacidad de nuestros aeropuertos. Nuestras líneas ferroviarias. Y nuestras rutas marítimas.

 

RIF: J-00019078-0