Ir a contenido principal

Navegación de orejas

Congestión en el tráfico

En Moscú, los conductores informaron un retraso promedio de dos horas y media cuando se les pidió que informaran la longitud del peor embotellamiento que tuvieron en tres años. Pero ellos no están solos.

Ciudades de todas las partes se están enfrentando un aumento en la demanda y la incapacidad de construir una infraestructura suficiente para hacer frente a eso. Por ejemplo: en Estados Unidos, a medida que la población aumentó casi 20% entre 1982 y 2001, el tráfico aumentó 236%.

El reciente IBM Commuter Pain Study (US) pinta un cuadro muy negativo, en el que los trabajadores viajeros de las áreas metropolitanas de varias ciudades se esfuerzan por ir a trabajar y volver a casa todos los días, a menudo con consecuencias negativas. Por ejemplo: 57% de todos los participantes dicen que el tráfico en las carreteras perjudicó su salud, pero ese porcentaje aumenta a 96% en Nueva Delhi y 95% en Pekín.

 


 

IBM Commuter Pain Index

IBM compiló los resultados de la encuesta en un índice que clasifica el costo económico y emocional de los viajes al trabajo en cada ciudad, en una escala de 1 a 100, donde 100 es el más oneroso. El índice revela una tremenda disparidad en la dificultad de viajar diariamente de ciudad en ciudad para trabajar. Por ejemplo: los viajes al trabajo en Pekín son cuatro veces más difíciles que en Los Ángeles o Nueva York y siete veces más difíciles que en Estocolmo, de acuerdo con el índice.

He aquí la clasificación de las ciudades:

Se realizó la encuesta para entender mejor el pensamiento de los consumidores acerca de la congestión a medida que el problema alcanza proporciones de crisis en todo el país y los niveles más altos de emisiones provenientes de los autos producen preocupaciones ambientales. Estos eventos están afectando comunidades en todo el mundo, donde gobiernos, ciudadanos y organizaciones del sector privado están mirando más allá de las soluciones convencionales, como más carreteras y mayor acceso al transporte público, para revertir los impactos negativos de la congestión en las carreteras.

 

Los conductores clasificaron el tráfico en las ciudades del mundo de 1 a 100, donde 100 representa el más oneroso.

 

Mejorando la movilidad para el siglo XXI

Samuel J. Palmisano, el presidente de IBM, se dirige a los miembros de la Intelligent Transportation Society of America acerca de las oportunidades para un sistema de transporte más inteligente.

 


 

Sistemas de tránsito son parte de un sistema más amplio

Repensar cómo ir del punto A al punto B, de aplicar las nuevas tecnologías y nuevas políticas para las viejas ideas y hábitos. Esto significa mejorar la experiencia de los pilotos, no sólo donde y cuando conducen. Y podría llevar a avances en los coches que conducimos, los caminos que los conducirá en adelante, y el transporte público que podríamos adoptar en su lugar. Por ejemplo:

Smarter traffic management systems reduce traffic congestion

Un sistema de tráfico inteligente (US) ayudó la ciudad de Estocolmo a reducir el paro total del tránsito en 20%, reducir las emisiones en 12% y aumentar drásticamente el uso del transporte público.

Cities around the world are building smarter transportaion systems, reducing traffic congestion in the process.

Varias ciudades en todo el mundo se enfrentan a los mismos retos de transporte. Descargue este informe (US) del IBM Institute for Business Value acerca de cómo las ciudades pueden aprender con el éxito de otras ciudades en la integración de sus servicios de transporte.

Traffic congestion was a topic of a recent IBM Global Innovation Outlook conference.

El tráfico (US) fue uno de los temas en la conferencia Global Innovation Outlook de IBM, donde se les preguntó a algunas de las mentes más brillantes del mundo: ?cómo mejoramos nuestros autos, nuestras carreteras, el tránsito público y cómo enviamos nuestras mercancías?

 

Smarter transportation

El transporte más inteligente (US) significa significa mejores sistemas de ferrocarril, aire, transporte público y de carga. Estas reformas pueden mejorar nuestras ciudades, nuestra economía y nuestra vida cotidiana.