Ir al contenido principal

Navegación de orejas

Conversaciones para un planeta más inteligente: 9 de la serie. Mira lo que se dice sobre un planeta más inteligente.

¿Cuál es el sonido del planeta al hablar? Hace un siglo, la respuesta era simple: gente conversando, en persona o a través de líneas telefónicas. Hoy en día, ya no son sólo las personas las que se comunican, sino también las cosas.

Se estima que dos mil millones de personas se conectarán a Internet en el 2011, y harán algo más que hablar. Vídeos, televisión IP y televisión por Internet representarán cerca del 90% del tráfico IP hacia el 2012. Cuando la gente hable, serán muchos más, a través de redes sociales, que llegarán a los 500 millones de miembros en los próximos tres años.

Imagina que 10.000 cámaras de seguridad en Londres estén conectadas a Internet durante las 24 horas del día. O considera los 300 sensores que hay conectados en un puente en Minnesota, junto con otros 800 de otro puente en Hong Kong, y multiplícalo por los millones de carreteras, puentes y edificios que hay en todo el mundo. Luego añade millones de teléfonos, cámaras, coches y dispositivos inteligentes y millones de kilómetros de redes eléctricas y de carreteras inteligentes.

¿Sorprende que en tan sólo tres años, el tráfico IP esperado sea más que la mitad de un zetabyte? (Un zetabyte es un billón de gigabytes, o lo que es lo mismo, un 1 seguido de 21 ceros).

Un planeta más inteligente necesitará una infraestructura de comunicaciones más inteligente. Las bandas anchas de alta velocidad, a pesar de su gran importancia, no convierten a una red en más inteligente. Necesitamos que la red sea multidireccional y no sólo unidireccional. Las redes inteligentes se deben infundir con analíticas avanzadas e inteligencia, para que identifiquen dispositivos interconectados e instrumentalizados y recopilen datos relevantes. Tendrán que construirse en base a estándares y programas informáticos que permitan a billones de dispositivos y objetos “hablar”. Y necesitaremos plataformas digitales de nueva generación en las que los proveedores de telecomunicaciones puedan crear y ofrecer todo tipo de servicios.

Afortunadamente, comunicaciones más inteligentes están al alcance de nuestra mano. La empresa privada de telecomunicaciones líder en la India está usando plataformas digitales de IBM para ofrecer nuevos servicios más dinámicos a cientos de millones de personas.

Un hospital de EE.UU. está utilizando una infraestructura inalámbrica, con códigos de barras y tecnología RFID para gestionar sus activos y administrar los medicamentos, incrementando la seguridad del paciente y su eficiencia operativa. Un operador de red en Taiwan está ofreciendo publicidad personalizada basada en los patrones de compra de sus abonados, mientras que los suscriptores de un proveedor de telecomunicaciones chino están colaborando directamente con la empresa para crear nuevos servicios. Y una universidad de California trabajó con IBM en la integración del primer parquímetro inalámbrico norteamericano con las estaciones de pago.

Por último, una reflexión: el mundo de las comunicaciones impulsará avances en la ciencia y la medicina, los negocios y la tecnología, con posibilidades inimaginables, y ayudará a millones de personas a unirse a la economía mundial. Cuando las cosas se comunican, los sistemas se conectan. Y cuando los sistemas se conectan, el mundo es más inteligente.

Construyamos un planeta más inteligente.




Think