Ir a contenido principal

Red Inteligente

La electricidad siempre fue la energía de los computadores. Ahora, con las redes inteligentes, la computación está devolviendo el favor.

Navegación de orejas

Implementando una red eléctrica inteligente
Sus beneficios alcanzan a consumidores, distribuidoras eléctricas y medioambiente.

Para los próximos 10 años, se prevé un incremento en la demanda de electricidad del 40% para América Latina. Este crecimiento tendrá profundas implicancias en la industria eléctrica y en la sociedad. Impactará en los planes de inversión para la infraestructura requerida en la generación, transmisión y distribución de electricidad, que representan un costo significativo para la utility y, en última instancia, impactará en los usuarios al pagar la tarifa. Adicionalmente, como la mayor parte de la energía es producto de la combustión de combustibles fósiles, una mayor demanda se traduce directamente en mayores emisiones de gases de invernadero como el dióxido de carbono, causa principal del cambio climático global.

Para enfrentar esta situación, Alejandro Crivelli, líder en energía e industria de Global Business Services SSA, explicó la visión de IBM relacionada con redes eléctricas inteligentes: “IBM está buscando posicionarse en América Latina como la empresa líder capaz de brindar soluciones mundiales sobre racionalización de consumo de energía y eficiencia operacional de las redes eléctricas, a través de un proyecto de Smart Grid o Redes inteligentes”.

Al hablar de Smart Grid nos estamos refiriendo a la incorporación de tecnología digital para mejorar la confiabilidad, seguridad y eficiencia de la red eléctrica. Asimismo, implica la incorporación de aplicaciones para optimizar, de manera dinámica, la operación, mantenimiento y planificación de la red eléctrica.

Los componentes de la red inteligente son:

  1. Dispositivos inteligentes: medidores, controladores y sensores que relevan los consumos y otras variables relacionadas con la distribución de electricidad: potencia, voltaje, corriente, etc.
  2. Infraestructura de telecomunicaciones: permite transmitir la información relevada por los medidores y sensores para enviarla a un centro de gestión o control.
  3. Infraestructura de tecnología: abarca el uso y gestión de aplicaciones, servidores, storage y redes, así como su integración con los sistemas legados.
  4. Capa analítica: se utiliza para la optimización de la operación mediante el análisis de los grandes volúmenes de información.

Como todo proyecto de semejante envergadura, se requiere de una etapa previa de definición de objetivos a lograr soportado por un caso de negocios. Para esto, GBS ha desarrollado un Modelo de Madurez de Smart Grid que