Ir a contenido principal

Navegación de orejas

Una de las mayores cuentas individuales de su balance puede ser su edificio


Si en este momento usted se encuentra en un office convencional, tómese un momento para considerar su entorno. La oficina es más que un lugar en el cual conectar su portátil. Su edificio es un enorme sistema de sistemas. Y es muy posible que sea uno de los mayores gastos de la declaración de ingresos de su compañía.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de EE. UU. estima que los edificios comerciales y residenciales consumen 1/3 de la energía del mundo. En Norteamérica, por ejemplo, eso corresponde al 72% de la generación de electricidad, 12% del uso de agua y 60% de desechos no industriales.

Considere otro hecho. Si la tendencia mundial de uso de la energía continúa, los edificios se convertirán en el mayor consumidor global de energía para el 2025 ― más que los sectores de industria y transporte combinados. Sin mencionar que hasta el 50% de la electricidad y el agua utilizados por esos edificios pueden ser desperdiciados.

¿Qué está intentando decir su edificio? Mientras los edificios ecológicos son construidos con materiales sostenibles, los edificios más inteligentes son diseñados para funcionar con mayor eficiencia y, más importante aún, para comunicarse con sus diferentes sistemas e informar sobre de ellos.

Con la proliferación sin precedentes de sistemas de control y sensores inteligentes en la última década, muchos edificios tienen la capacidad de medir, detectar y ver la condición exacta de prácticamente todo dentro de ellos. Pero estos sistemas operan en forma independiente, a través de una mezcla de proveedores y con diferentes protocolos y mecanismos de transporte. También avanzan y maduran a velocidades diferentes. Entender un edificio desde un punto de vista holístico requiere la colaboración entre instalaciones y organizaciones de TI a nuevos niveles y crea la necesidad de nuevas habilidades de transformación en organizaciones o empresas.

La única cosa que nos pondrá límites es nuestra imaginación. La solución para edificios más inteligentes tiene mucho poder;


 

¿Qué hace a un edificio más inteligente? Los sistemas que conversan con sistemas.


 

¿Qué hace a un edificio más inteligente?

¿Qué es un edificio más inteligente? Conozca más sobre cómo Johnson Controls e IBM están colaborando para crear soluciones más inteligentes, incluyendo la instrumentación de edificios y la interconexión de sus sistemas para mayor inteligencia.

En nuestro propio terreno: un edificio más inteligente en IBM

La capacidad para recopilar, analizar y clasificar rápidamente los datos de los edificios es crítica para la optimización de la energía y el rendimiento en tiempo real de un edificio más inteligente. Observe uno de los proyectos propios de IBM. Este incluye un sitio de fabricación de 3,3 millones de pies cuadrados en nuestras instalaciones en Rochester, Minnesota.

Para comenzar, más de 250.000 puntos de sensor tienen el potencial de suministrar información. Pero resultó que no todos fueron de importancia crítica y cerca de sólo un tercio de ellos, aproximadamente 80.000 puntos de datos, cambiaban con la frecuencia suficiente para que su seguimiento rutinario fuese considerado necesario.

El equipo rápidamente notó que sólo el 12% cambiaba de estatus con frecuencia suficiente como para tomar datos para optimización de energía y rendimiento. E incluso sólo ese 12% implicaba recopilar información de 2.150.000 puntos, la cual debían procesarse mensualmente. Para ayudar a resolver el dilema sobre qué hacer con todos esos datos, implementamos la solución IBM Intelligent Building Management en sociedad con Johnson Controls. Esto fue algo adicional a las mejoras en los edificios que se habían implementado a lo largo de los últimos siete años, como la mejora del aislamiento y del material del techo. Incluso después del éxito año tras año, esta solución ayudó al equipo a lograr un 8% más de ahorro en energía en los equipos supervisados.


 

¿En cuál de las siguientes actividades de gestión energética y ambiental está invirtiendo su empresa actualmente para apoyar iniciativas ecológicas?

 

Cuatro paredes para apoyar las metas de sostenibilidad

Los edificios más inteligentes pueden reducir el consumo de energía iónica hasta en un 40% o más. Luego están los costos de mantenimiento más bajos correlacionados que acompañan el uso eficiente, costos que pueden reducirse entre 10 y 30% adicional. Pero ¿cómo ayudan los programas de conservación de energía a mejorar la sostenibilidad global?

De acuerdo con una encuesta conjunta entre Gartner y TRIRIGA, una compañía IBM, el 91% de las organizaciones que alcanzaron sus metas ambientales y de gestión de energía satisfactoriamente invirtieron en la eficiencia energética de sus instalaciones. Esa misma encuesta identificó que la mayoría de esas organizaciones que alcanzaron sus metas invirtieron en tres tácticas de alto nivel para reducir la energía en sus instalaciones:

  1. Introducción de mejoras operacionales para reducir el tiempo de inactividad por mantenimiento y los costos.
  2. Inversión en programas de adaptación para mejorar la eficiencia de los activos existentes.
  3. Implementación de programas de gestión de espacio para incrementar la utilización de las instalaciones.

 

Sólo un tercio dice que sus edificios son ambientalmente responsables. El 27% de los trabajadores dice que sus edificios ajustan el entorno automáticamente con base en el nivel de ocupación.

Ningún edificio es una isla

Un edificio inteligente no termina en las cuatro paredes que lo rodean. Es importante tener en cuenta cómo un edificio más inteligente puede interactuar con sus alrededores y ser afectado por ellos o por sus externalidades.

ex-ter-na-li-dad [ex-ter-na-li-dad] - sustantivo. plural -dades. 1. Es el estado o calidad ser externo(a). 2. Cualquier acción que tiene causa o efecto en el funcionamiento de un edificio.

Las externalidades alrededor de un edificio son variables como pronósticos meteorológicos, notificaciones de sistema de emergencia — como alertas AMBER o SILVER — gestión de demanda de los servicios públicos o eventos de transporte o tráfico. Agregue a esto el hecho de que ahora los edificios están siendo considerados fuentes futuras con potencial completo para la co-generación de centrales eléctricas, depósitos de agua e incluso para granjas sobre techos. Así, los edificios más inteligentes no son sólo fuentes de datos — también necesitan ser comunicadores bidireccionales inteligentes con las externalidades que los rodean.

Con una cantidad estimada de un millón de personas que se mudan a las ciudades cada semana en todo el mundo, el nuevo crecimiento urbano está impulsando la demanda por edificios y el uso de la energía. Pero eso significa que hay muchas más oportunidades para que los edificios jueguen un papel más importante en un mundo más inteligente — un sistema de sistemas que nos dice qué podemos hacer mejor dentro y fuera del edificio.

Índice de edificios inteligentes. IBM compiló los resultados de la encuesta en un Índice de Edificios Inteligentes que clasifica la eficiencia en cada ciudad en una escala de 1 a 10, donde 10 es la mayor eficiencia.