Ir a contenido principal

Navegación de orejas

Smarter Commerce. La nueva forma de intercambio de información entre compradores y vendedores. Conozca las nuevas reglas del comercio

 

Conversaciones para un mundo más inteligente. Dinero más inteligente para un mundo más inteligente.

Sabemos que en la actual crisis financiera ha desaparecido mucho dinero, pero exactamente ¿qué es lo que se ha perdido? Obviamente no es dinero físico, que sólo representa el 11% del total del dinero que circula en Estados Unidos. El resto de nuestro “dinero” fluye desde cheques en bancos y tiendas, a través de las cadenas de suministro, y luego son depositados en las cuentas de las empresas y así sucesivamente.

El dinero, en otras palabras, ha sido reducido a ceros y unos. Es intangible, invisible. Es información. Lo que es fundamental tanto para el problema al que nos enfrentamos, como para su solución.

Sin duda alguna la sustitución del dinero físico por el dinero electrónico – y el espectro de las innovaciones financieras que lo han acompañado – ha ayudado al crecimiento y a la prosperidad de la economía mundial, así como el acceso de muchas personas a la clase media. Pero nuestros sistemas técnicos y de gestión no han podido mantener el ritmo. No han proporcionado señales de advertencia de las concentraciones de riesgo, apalancamiento y depreciación. Los bancos han podido empaquetar el riesgo y venderlo, pero no han podido valorarlo para devolver la deuda cuando fuera necesario.

La misma digitalización que ha ayudado a crear este desorden es ahora la que tiene el poder de solucionarlo. La inteligencia se está infundiendo en la forma en que el mundo funciona, incluyendo nuestros sistemas financieros. Todos estamos al corriente de avances como ATMs, tarjetas de crédito y operaciones bancarias on-line. Pero la transformación subyacente es mucho más profunda. Superordenadores y avanzadas analíticas pueden convertir inmensas cantidades de unos y ceros en conocimiento, en tiempo real. Lo que significa que podríamos tener un sistema financiero más seguro, más transparente y más inteligente para un mundo más inteligente.

Lo vemos también ayudando a instituciones interconectadas. La Asociación de Intercambio Operacional de Datos de Riesgo, un consistorio de 52 instituciones financieras líderes, utiliza información anónima para mejorar los modelos estadísticos, para cuantificar con más precisión la exposición al riesgo y hacer frente a las necesidades de la normativa.
Incluso lo vemos transformando mercados globales. Por ejemplo el mercado de cambio de divisas, el mercado más grande del mundo. El riesgo de operaciones diarias de liquidación por un volumen de más de 2 billones de dólares – más del 60% de las operaciones de intercambio de divisas – han sido reducidas a cero.

Y a través de organizaciones como la Fundación Grameen y la Red de Información Financiera y de Operaciones Ltd. (FINO), pobres de todo el mundo pueden conseguir servicios hasta ahora inalcanzables. Gracias a la tecnología aplicada a las microfinanzas pueden obtener préstamos sin garantías y otros servicios financieros para poder financiar negocios rentables.

Estos cambios son importantes, pero se necesitan más. Hay un consenso generalizado sobre la necesidad de centralizar el riesgo en las empresas públicas para ayudar a evitar futuras crisis.Tal vez construir, sobre la base del Fondo Monetario Internacional y de otras instituciones, un sistema de prevención inmediata para el mundo financiero global. Por supuesto, restablecer la confianza y la seguridad es mucho más que un reto tecnológico. Es también un reto político y social. Y ningún sistema puede estar exento de riesgo. Pero los beneficios de unas finanzas más inteligentes están muy claros para reguladores, banqueros, inversores, compañías y comunidades, para ricos y pobres, cuyo bienestar y prosperidad dependen de que el sistema monetario sea estable, seguro y accesible a todos.

Construyamos un mundo más inteligente.




Think