Ir a contenido principal

Petróleo y gas inteligentes

Encontrar petróleo al primer intento. Incrementar las tasas de extracción. Detectar y resolver los problemas antes de que surjan.

Navegación de orejas

El gran desafío de la industria minera hoy, es lograr capturar las oportunidades que se presentan, dada la estabilización de los precios de los commodities y la reactivación de la demanda en la economía mundial.

Esos desafíos nos invitan a pensar cómo podemos avanzar y entregarle un nuevo nivel de inteligencia a la industria, para tener un negocio que sea capaz de mantenerse estable más allá de las vicisitudes del los mercados mundiales y que sea capaz de aprovechar todos los beneficios en períodos de alta demanda.

La conversión de la industria minera en una inteligente debería ocurrir con la automatización de los procesos, innovación tecnológica y una mayor eficiencia en el uso de los recursos energéticos e hídricos. El cambio climático está empujando a las mineras a medir y controlar su huella de carbono. Y, unido a lo anterior, las fuentes energéticas son limitadas, pero la demanda en la región aumenta –creció un 35% en la última década-, y sólo podrá satisfacerse con inversiones que rodean los US$ 719 mil millones antes del año 2030.

Otro tema importante es la inversión en el recurso humano: la capacitación en diversos roles, el término “un operario, una especialización”, posibilitará a cada trabajador ampliar sus horizontes de productividad y aporte a la compañía. En una industria que está viendo una curva de edad en su fuerza laboral cada vez más madura, se hace necesario hacer una correcta transferencia de conocimientos y talento a las nuevas generaciones que liderarán el negocio en los próximos años. Convertir a las compañías en un ejemplo de sustentabilidad: el aporte al medioambiente y también, el ser un buen vecino corporativo, potencia la presencia de las compañías en el mundo, les otorga credibilidad y en continentes desarrollados, les regala el prestigio necesario para poder comercializar sus productos libres de barreras, que hoy comienzan a levantarse en pos del cuidado del planeta. Para lograrlo, será necesario un adecuado manejo de sus talentos.

Y por último, la reducción de costos. Hoy las compañías se están enfocando en una mirada distinta en cuanto a este punto. Un reciente estudio publicado por IBM, muestra que la principal preocupación de los gerentes de informática de 2.600 compañías de nivel mundial es hoy, cómo poder acelerar el retorno de sus inversiones en el área que les compete y no en cómo gastar menos. Esta manera tan distinta de pensar nos dice que diversas industrias están interesadas en invertir para lograr retornos rápidos y con ello aumentar su nivel de competitividad.

Y el retorno se logra sólo implementando tecnología eficiente que potencia la inteligencia de un negocio. Una reducción de costos considerable, por ejemplo, pasa por la automatización de los procesos, donde la tecnología pasa a tener un mayor protagonismo. Asimismo, hoy es posible encontrar soluciones que permiten que diversas operaciones se monitoreen y controlen a distancia. También hay sistemas de mejora en la gestión de activos de producción, y gestión de TI con costos y niveles de servicios predecibles, redes inalámbricas dinámicas que permiten conocer en tiempo real la ubicación de los camiones, palas, excavadoras, cargadores, máquinas de sondaje y otros equipos a lo largo de una operación minera, incluso existen sistemas tecnológicos para administrar proyectos de medioambiente y responsabilidad social.

La seguridad, que es un elemento de importancia crítica en la industria, también se ve beneficiada con la tecnología. El hecho de poder monitorear en tiempo real personas y activos fijos, permite prevenir y lograr niveles óptimos de cuidado y protección de los trabajadores.

La minería hoy está en el mejor momento para utilizar tecnologías inteligentes para ser más eficiente, bajar sus costos y con ello convertirse en una industria estable, veloz y proactiva. Estos hechos serán a la larga, los valores y pilares para su desarrollo futuro sustentable con el medioambiente, las comunidades y sus clientes, que garantizará también la estabilidad económica de la industria.





 

El aporte de IBM

El avanzar hacia un mundo más inteligente involucra una visión integral de cómo la tecnología puede ayudar en la ejecución de las actividades humanas. El planeta está cada vez más instrumentado, pues tenemos chips y transistores en casi todos los aparatos que utilizamos. Está más interconectado, con redes cubriendo todo el globo. Y a la vez, nuevas capacidades de cómputo que nos permiten analizar montañas de información para tomar acción o decisión en tiempo real.

Esa visión, ahora la estamos llevando a la minería.

 

Algunos ejemplos de esto: En Australia estamos desarrollando un piloto en el cual hoy se monitorea la operación completa (desde la tronadura hasta la planta concentradora) de una mina a 1300 kilómetros de distancia, la que -como segundo paso- tendrá también la operación remota. Ello implica un fuerte ahorro para la empresa, reducción de su huella de carbón y una mejor calidad de vida para sus empleados.

Otro proyecto –este realizado con tecnología RFID- es uno en el cual se están monitoreando en tiempo real a todos los trabajadores de una planta concentradora en plena faena. Esto permite tomar acciones preventivas, como por ejemplo, detectar si alguien está en una zona no autorizada, si hay personal demasiado cerca de un molino, detectar maniobras peligrosas o cualquier indicio de riesgo, convirtiéndose en un gran apoyo para generar un ambiente de trabajo más seguro.

Otro ejemplo en el que venimos invirtiendo en conjunto con uno de nuestros clientes y socios estratégicos en la industria minera, es en el monitoreo de mineroductos, utilizando sensores que permiten detectar al instante fugas, contaminación por oxidación del ducto y densidad de la pulpa, entre otras variables, permitiendo esto grandes ahorros y eficiencias.

Como IBM, sabemos que la industria minera siempre ha estado a la vanguardia en aplicación de tecnología. A lo largo de los años el negocio ha ido demandando el desarrollo de múltiples herramientas tecnológicas ya sea para el control de la operación, monitoreo de la seguridad física y del personal, monitoreo de la faena, control y optimización del mantenimiento, monitoreo del impacto ambiental, etc.

La agenda a futuro pasará por consolidar todas estas iniciativas con el gran propósito de generar operaciones de mina cada vez más eficientes. El aprovechamiento de las telecomunicaciones y la robótica por ejemplo, serán herramientas que iremos apreciando cada vez más.

 



Todo esto nos lleva a tocar un punto, que más de una vez, alguien nos ha preguntado ¿y qué puede hacer IBM en la minería?

La respuesta es mucho.  IBM tiene la capacidad para poder integrar todas estas herramientas convirtiéndose en un único punto de contacto entre la operación minera y la operación tecnológica, pues disponemos de procesos eficientes, recursos adecuados, personal especializado y experiencia práctica para poder hacer conversar estos dos mundos. De modo que lo que obtenemos al final es a la industria minera dedicada a su negocio, la minería y a IBM al lado como socio estratégico, dedicado al suyo, brindar soluciones basadas en tecnología.