¿Cuál es el tiempo medio entre fallas?
Obtenga información sobre el tiempo medio entre fallas y el procedimiento para mejorar la fiabilidad en cuanto a la reducción del tiempo de inactividad.
Suscríbase al boletín de IBM
Un técnico de mantenimiento analiza un equipo
¿Cuál es el tiempo medio entre fallas?

El tiempo medio entre fallas (MTBF) es la medida de la fiabilidad de un sistema o componente. Es un elemento crucial de la gestión del mantenimiento, ya que representa el tiempo promedio que un sistema o componente funcionará antes de fallar. 

La fórmula MTBF se usa a menudo en el contexto del mantenimiento de sistemas industriales o electrónicos, donde la falla de un componente puede provocar un tiempo de inactividad significativo o incluso riesgos de seguridad, sin embargo, MTBF se usa en muchos tipos de sistemas reparables y diversas industrias. Puede ayudar a medir la fiabilidad general de las plantas de manufactura, las redes de energía, las redes de información y muchos otros casos de uso.

MTBF se calcula dividiendo el tiempo total de operación entre el número de fallas que ocurren durante ese tiempo. El resultado es un valor promedio que se puede utilizar para estimar la vida útil esperada del sistema o componente.

Es importante tener en cuenta que MTBF es un tiempo promedio y no garantiza que un sistema o componente en particular dure todo el periodo de MTBF sin fallar. El tiempo real entre fallas puede variar ampliamente, y no es poco común que las fallas ocurran antes o después de MTBF. Además, MTBF no tiene en cuenta la gravedad de las fallas o el impacto que pueden tener en las operaciones o la seguridad.

El valor MTBF es una medida, mas no una garantía, de fiabilidad. Mide la frecuencia con la que se espera que ocurran fallas, pero no necesariamente toma en cuenta todos los factores externos. Las condiciones ambientales, las prácticas de mantenimiento y los patrones de uso pueden afectar la fiabilidad de un sistema o componente, por lo que es fundamental usar MTBF como una herramienta de muchas para obtener una descripción más detallada del estado general de un sistema o componente. Determinar el MTBF nos brinda una métrica útil del recuento de fallas a lo largo del tiempo, pero no explica por qué ocurren los problemas.

Un MTBF alto no significa que nunca se produzcan fallas, solo que es menos probable que ocurran. Todos los sistemas y componentes tienen un ciclo de vida finito y pueden ocurrir fallas debido a una variedad de factores, incluido el desgaste, las condiciones ambientales y los defectos de fabricación.

Los ingenieros de fiabilidad pueden usar MTBF para comparar la fiabilidad de sistemas o componentes similares, pero no se puede comparar directamente entre diferentes sistemas o componentes. Esto se debe a que el MTBF depende en gran medida de las condiciones operativas, los patrones de uso y otros factores específicos del sistema o componente que se está midiendo. Es difícil y posiblemente no aconsejable buscar una definición elocuente de lo que es un MTBF "bueno" en diferentes casos de uso. Un MTBF "bueno" para un sistema puede ser muy diferente a un MTBF "bueno" en otro caso de uso incluso muy similar.

Haga un recorrido por IBM Maximo

Explore IBM Maximo para descubrir cómo los datos, la analítica y la IA de IoT pueden ayudarle a optimizar sus operaciones de activos.

Contenido relacionado

Suscríbase al boletín de IBM

¿Cómo se calcula el tiempo medio entre fallas?

Primero, definamos el alcance: debemos definir el sistema o componente en cuestión, junto con las condiciones operativas, incluidos los factores ambientales y los patrones de uso. Luego, recopilamos datos sobre el tiempo de funcionamiento del sistema o componente, incluidos los tiempos de inicio y finalización de cada ciclo de operación. Posteriormente, registramos la cantidad de fallas que ocurrieron durante el tiempo de operación. Por último, podemos calcular el MTBF: dividir el tiempo total de funcionamiento entre el número de fallas. El resultado suele expresarse en horas, pero puede ser cualquier unidad de tiempo.

Por ejemplo, digamos que desea calcular el MTBF de un motor que funciona 8 horas al día, 5 días a la semana, durante un total de 1 año. Durante este tiempo, el motor falla 4 veces. Para calcular el MTBF:

  • Tiempo total de funcionamiento = 8 horas/día x 5 días/semana x 52 semanas = 2080 horas

  • Número de fallas = 4

  • MTBF = Tiempo total de funcionamiento / Número de fallas = 2080 horas / 4 = 520 horas

El MTBF del motor es de 520 horas. Esto significa que, en promedio, se puede esperar que el motor funcione durante 520 horas antes de fallar. En realidad, puede fallar mucho antes, o mucho después, de 520 horas, y no entenderemos por qué el motor está fallando; sin embargo, este tiempo promedio es una métrica útil, un punto de partida que nos permite tener una idea básica de cómo se está desempeñando un sistema o componente en términos de fiabilidad. Esto nos ayuda a analizar tendencias para comprender la eficacia general de nuestra estrategia de mantenimiento.

Términos y herramientas relacionados

Los gerentes de mantenimiento utilizan una variedad de fórmulas para comprender el estado de sus operaciones. Utilizan cada vez más sistemas computarizados de gestión de mantenimiento (CMMS) dentro de un marco de gestión de activos empresariales (EAM) para obtener dicha información con mayor facilidad y frecuencia.

Tasa de fallas

Lo inverso del MTBF es la tasa de fallas, una medida del número de fallas a lo largo del tiempo. En lugar de expresar esta información como un número promedio de horas, se expresa como una tasa. Una tasa de fallas no se correlaciona con el tiempo de actividad o la disponibilidad para la operación; solo refleja el índice de fallas.

Tiempo medio de reparación

Otra métrica de mantenimiento es MTTR, o tiempo medio de reparación, que representa el tiempo promedio que llevaría restaurar el tiempo de actividad de un componente o sistema determinado. MTTR se utiliza para optimizar los tiempos de reparación.

Más información
Tiempo medio de falla

Los ingenieros de mantenimiento también suelen tener un tiempo medio de falla (MTTF) en sus listas de verificación. Esto se refiere a componentes y sistemas no reparables. Estos inevitablemente fallarán y requerirán un reemplazo total en lugar de una reparación.

Análisis de causa raíz

Otra herramienta es el análisis de causa raíz, una metodología para descubrir las causas fundamentales de los problemas con el fin de identificar las mejores soluciones.

Más información
Desafíos comunes para calcular el tiempo medio entre las fallas

El cálculo de MTBF puede ser un desafío debido a varios factores, que incluyen:

  • Disponibilidad de datos: uno de los mayores desafíos al calcular el MTBF es la disponibilidad y calidad de los datos. Para calcular el MTBF, se necesitan datos sobre el número de fallas y el tiempo de funcionamiento del sistema o componente. Si estos datos no están disponibles o son de mala calidad, puede resultar complicado calcular con precisión el MTBF.

  • Sistemas complejos: en sistemas complejos con muchos componentes, puede resultar complicado identificar el componente específico que provocó la falla. Esto puede dificultar el cálculo preciso del MTBF de componentes individuales.

  • Plazo: el plazo durante el cual se miden las fallas y el tiempo de operación puede tener un impacto significativo en el MTBF calculado. Si el plazo es demasiado corto, es posible que el MTBF no sea representativo de la verdadera fiabilidad del sistema o componente.

  • Programas de mantenimiento: las prácticas de mantenimiento pueden afectar el MTBF calculado. Si los equipos de mantenimiento realizan mantenimiento preventivo con demasiada frecuencia, es posible que las fallas no ocurran con la frecuencia suficiente para calcular con precisión el MTBF. Si el mantenimiento no se realiza con suficiente frecuencia, pueden ocurrir fallas con mayor frecuencia, lo que lleva a un MTBF artificialmente bajo.

  • Condiciones de funcionamiento cambiantes: las condiciones de funcionamiento como la temperatura, la humedad y la vibración pueden afectar la fiabilidad de un sistema o componente. Si estas condiciones cambian con el tiempo, puede ser difícil calcular con precisión el MTBF.

Al enfrentar estos desafíos y recopilar datos precisos, las empresas pueden aumentar su comprensión de la fiabilidad del sistema y los componentes y tomar medidas para aumentar el MTBF, reducir el número de fallas y el tiempo de inactividad resultante, y operar de manera más eficiente.

Beneficios del tiempo medio entre fallas

La mejora del MTBF reduce la cantidad de fallas durante un periodo determinado, lo que brinda una variedad de beneficios a las empresas e industrias. Los beneficios principales incluyen:

  • Mayor fiabilidad: mejorar el MTBF puede conducir a una mayor fiabilidad de los sistemas y componentes. Esto puede ayudar a los negocios a reducir el tiempo de inactividad, mejorar la productividad y minimizar el riesgo de incidentes de seguridad.

  • Aumento de la satisfacción del cliente: al extender el tiempo de operación y reducir el número de fallas e interrupciones resultantes, los negocios pueden producir resultados de mayor calidad a menor costo, lo que les permite aumentar la satisfacción del cliente. Esto también puede generar una mayor lealtad de los clientes y repetir negocios.

  • Menores costos de mantenimiento: al identificar problemas potenciales antes de que provoquen un tiempo de inactividad no planificado, los negocios pueden desarrollar estrategias de mantenimiento más inteligentes y reducir los costos generales de mantenimiento. El mantenimiento preventivo suele ser menos costoso que el mantenimiento reactivo.

  • Mayor vida útil del equipo: mejorar el MTBF puede alargar la vida útil de los equipos. Esto puede ayudar a los negocios a reducir los gastos de capital y prolongar la vida útil de los activos.

  • Mejor control de calidad: mejorar el MTBF a menudo implica mejorar el control de calidad durante la fabricación. Esto puede generar menos defectos y una mayor calidad del producto.

  • Aumento de seguridad: en industrias como la aeroespacial, la defensa y la atención médica, mejorar el MTBF puede aumentar la seguridad al reducir el riesgo de fallas de componentes o sistemas.

Mejorar la MTBF puede proporcionar una variedad de beneficios a negocios e industrias.

Cómo mejorar el tiempo medio entre fallas

Mejorar el MTBF a menudo implica identificar y abordar las causas principales de las fallas. Estas son algunas formas comunes de mejorar el MTBF:

  • Mejoras de diseño: los cambios de diseño pueden mejorar la fiabilidad de un sistema o equipo al abordar posibles puntos de falla. Esto podría incluir el uso de materiales de mayor calidad, agregar redundancia o mejorar el diseño de componentes críticos.

  • Mantenimiento preventivo: el mantenimiento y la inspección regulares pueden identificar problemas potenciales antes de que provoquen fallas. El mantenimiento preventivo puede incluir tareas como lubricación, limpieza y reemplazo de piezas desgastadas o dañadas.

  • Capacitación y educación: la capacitación y la educación adecuadas pueden ayudar a los ingenieros de fiabilidad a identificar problemas potenciales y realizar las tareas de mantenimiento correctamente. Esto puede incluir capacitación sobre procedimientos de operación adecuados, técnicas de resolución de problemas y tareas de mantenimiento.

  • Pruebas y control de calidad mejorados: las pruebas y el control de calidad mejorados durante la fabricación pueden ayudar a identificar y abordar defectos potenciales antes de que lleguen al cliente. Esto puede incluir pruebas de defectos durante el proceso de fabricación, así como controles de calidad antes del envío.

  • Análisis y supervisión de datos: el análisis y supervisión de datos pueden ayudar a identificar tendencias y patrones que pueden conducir a fallas. Al analizar datos de sensores, registros y otras fuentes, se pueden identificar y abordar posibles problemas antes de que causen una falla.

En general, mejorar el MTBF requiere un enfoque sistemático para identificar y abordar las posibles causas del tiempo de inactividad en cada etapa del ciclo de vida de un sistema o componente. Mejorando el diseño, el mantenimiento, la formación, el control de calidad y la supervisión, se puede aumentar el MTBF, lo que se traduce en una mayor fiabilidad y tiempo de actividad.

Casos de uso comunes para el tiempo medio entre fallas

Hay muchos ámbitos en los que el MTBF puede ser una herramienta útil para calcular el número de fallas a lo largo de un periodo determinado.

Electrónica y semiconductores

En la industria de la electrónica y los semiconductores, el MTBF es una métrica útil para determinar la fiabilidad de elementos y sistemas reparables, como microchips, placas de circuitos y fuentes de alimentación. El MTBF se utiliza a menudo en la fase de diseño y prueba para garantizar que los componentes cumplan con los requisitos de fiabilidad.

Fabricación

MTBF se utiliza en la fabricación para medir la fiabilidad de los equipos. Al realizar el cálculo de MTBF en las máquinas, los fabricantes pueden identificar posibles problemas y programar el mantenimiento o reemplazo antes de que ocurra una falla, lo que puede provocar un costoso tiempo de inactividad y pérdida de productividad.

 

 

Aeroespacial y defensa

El MTBF es fundamental en la industria aeroespacial y de defensa, donde la falla de un componente puede tener graves implicaciones para la seguridad. Cuando hay vidas humanas en juego, es esencial maximizar el tiempo de actividad total de sistemas críticos como los sistemas de suministro de combustible y oxígeno. MTBF se utiliza para garantizar que los componentes y sistemas cumplan con los requisitos de fiabilidad y para identificar problemas potenciales antes de que se conviertan en riesgos para la seguridad.

 

Automotriz

MTBF se utiliza en la industria automotriz para medir la fiabilidad de componentes como motores, transmisiones y sistemas electrónicos. Al realizar un seguimiento del MTBF, los fabricantes pueden identificar problemas de diseño o fabricación y tomar medidas correctivas antes de que ocurra una falla.

Dispositivos médicos

En la industria de dispositivos médicos, MTBF se utiliza para garantizar que dispositivos como marcapasos, bombas de insulina y máquinas de resonancia magnética cumplan con los requisitos de fiabilidad y no representen un riesgo para la seguridad del paciente.

Soluciones relacionadas
Gestión de activos IBM Maximo® Application Suite

Gestión inteligente de activos, monitoreo, mantenimiento predictivo y confiabilidad en una única plataforma

Más información Haga un recorrido por IBM Maximo

Gestión de activos Software y soluciones de gestión de instalaciones

Utilice datos, IoT e IA para redefinir y reutilizar el espacio mientras cubre las necesidades en constante cambio de todas sus instalaciones

Más información

Recursos ¿Qué es la gestión de instalaciones?

La gestión de instalaciones ayuda a garantizar la funcionalidad, comodidad, seguridad y eficiencia de edificios y terrenos, infraestructura y bienes raíces.

¿Qué es CMMS?

CMMS, abreviatura de sistema computarizado de gestión de mantenimiento, es un software que ayuda a gestionar activos, programar mantenimiento y realizar un seguimiento de las órdenes de trabajo.

¿Qué es la gestión de activos empresariales (EAM)?

La gestión de activos empresariales (EAM) combina software, sistemas y servicios para ayudar a mantener, controlar y optimizar la calidad de los activos operativos a lo largo de sus ciclos de vida.

Inteligencia artificial en los edificios

Descubra cómo los dispositivos digitales proporcionan información sobre un edificio, desde su infraestructura y uso de energía hasta la experiencia general de un ocupante.

El lugar de trabajo basado en actividades

Los empleadores están reconsiderando el lugar de trabajo como un destino, un lugar al que la gente querrá ir, y ofrece algo que los empleados no tienen en ningún otro lugar.

MTTR vs. MTBF: ¿Cuál es la diferencia?

Para mejorar el mantenimiento de los sistemas, tenemos que medir su fiabilidad mediante métricas, como MTTR y MTBF.

Dé el siguiente paso

Obtenga el máximo valor de sus activos empresariales con Maximo Application Suite. Es una única plataforma integrada basada en la nube que utiliza IA, IoT y analíticas para optimizar el rendimiento, extender los ciclos de vida de los activos y reducir el tiempo de inactividad operativo y los costos.

Explorar IBM Maximo