Definición de IaaS, PaaS y SaaS

Gráfico que representa la infraestructura como servicio

Infraestructura como servicio (IaaS)

Un proveedor proporciona a los clientes acceso de pago por uso al almacenamiento, las redes, los servidores y otros recursos informáticos en el cloud.

Gráfico que representa la plataforma como servicio

Plataforma como servicio (PaaS)

Un proveedor de servicios ofrece acceso a un entorno basado en cloud en el cual los usuarios pueden crear y distribuir aplicaciones. El proveedor proporciona la infraestructura subyacente.

Gráfico que representa el software como servicio

Software como servicio (SaaS)

Un proveedor de servicios proporciona el software y las aplicaciones a través de internet. Los usuarios se suscriben al software y acceden a él a través de la web o las APIs del proveedor.

IaaS

Infraestructura como servicio (IaaS) es una oferta de cloud computing en la que un proveedor proporciona a los usuarios acceso a recursos de cálculo como servidores, almacenamiento y redes. Las empresas utilizan sus propias plataformas y aplicaciones en una infraestructura de proveedor de servicios.

Funciones principales

  • En lugar de adquirir hardware directamente, los usuarios pagan por IaaS on demand.

  • La infraestructura es escalable, en función de las necesidades de almacenamiento y procesamiento.

  • Ahorra a las empresas el coste de comprar y mantener su propio hardware.

  • Como los datos están en el cloud, no existe ningún punto único de anomalía.

  • Habilita la virtualización de tareas administrativas, liberando tiempo para dedicar a otros trabajos.

PaaS

Plataforma como servicio (PaaS) es una oferta de cloud computing que proporciona a los usuarios un entorno de cloud en el que pueden desarrollar, gestionar y distribuir aplicaciones. Además del almacenamiento y otros recursos informáticos, los usuarios pueden utilizar un conjunto de herramientas prediseñadas para desarrollar, personalizar y probar sus propias aplicaciones.

Funciones principales

  • PaaS proporciona una plataforma con herramientas para probar, desarrollar y alojar aplicaciones en el mismo entorno.

  • Permite a las organizaciones centrarse en el desarrollo, sin tener que preocuparse por la infraestructura subyacente.

  • Los proveedores gestionan la seguridad, los sistemas operativos, el software de servidor y las copias de seguridad.

  • Facilita la colaboración incluso si los equipos trabajan en remoto.

SaaS

Software como servicio (SaaS) es una oferta de cloud computing que proporciona a los usuarios acceso al software basado en cloud de un proveedor. Los usuarios no instalan aplicaciones en sus dispositivos locales, sino que las aplicaciones residen en una red cloud remota a la que se accede a través de la web o una API. Mediante la aplicación, los usuarios pueden almacenar y analizar datos, además de colaborar en proyectos.

Funciones principales

  • Los proveedores de SaaS proporcionan a los usuarios el software y las aplicaciones mediante un modelo de suscripción.

  • Los usuarios no tienen que gestionar, instalar ni actualizar el software; los proveedores de SaaS lo gestionan.

  • Los datos están seguros en el cloud; un fallo en el equipo no provoca la pérdida de datos.

  • El uso de los recursos se puede escalar en función de las necesidades de servicio.

  • Las aplicaciones son accesibles desde casi cualquier dispositivo conectado a Internet, desde casi cualquier lugar del mundo.

Los servicios de IBM Cloud facilitan el avance de su negocio

Una perspectiva de IBM: IaaS frente a PaaS frente a SaaS

Javier Barabas, Director técnico de IBM Cloud y Cognitive

Javier Barabas

Director técnico de IBM Cloud y Cognitive

Twitter: @JavyBarabas

En el método tradicional de consumo de servicios o recursos, el propietario de la infraestructura es el responsable de gestionar todas las piezas de hardware y software que utiliza. Normalmente, un usuario necesita algo de tiempo para acceder a un recurso nuevo, pero se puede configurar exactamente como lo necesite.

La infraestructura tradicional suele estar relacionada con aplicaciones centrales existentes (quizá vinculadas a tecnologías más antiguas) que no se pueden migrar fácilmente a un modelo basado en cloud. La elasticidad, la estandarización y otras claras ventajas del cloud no son razones suficientes para migrar. En otros casos, las rígidas normativas nacionales y de seguridad obligan a los usuarios a almacenar los datos en una ubicación cercana o bajo un control de gestión total.

Infraestructura como servicio (IaaS)

La responsabilidad de la gestión para la empresa empieza por la capa de sistema operativo, y el proveedor garantiza la disponibilidad y la fiabilidad de la infraestructura proporcionada.

Varios casos de uso pueden beneficiarse de este patrón. Las empresas que no disponen de su propio centro de datos ven en IaaS una infraestructura rápida y económica para materializar sus iniciativas de negocio, que además se amplía o finaliza según sea necesario. Las empresas tradicionales que necesitan capacidad de computación para ejecutar cargas de trabajo variables con menos gasto de capital son ejemplos perfectos de la adopción de IaaS. En ambos casos, las empresas solo pagarán por los servicios que utilicen.

Plataforma como servicio (PaaS)

Las empresas de desarrollo y/o las fábricas que quieren implementar metodologías Agile son las más adecuadas para PaaS. Los proveedores de PaaS publican muchos servicios que pueden consumirse dentro de las aplicaciones. Estos servicios estarán siempre disponibles y actualizados. PaaS proporciona un método muy sencillo para realizar pruebas y crear prototipos de nuevas aplicaciones. Facilita el ahorro a la hora de desarrollar nuevos servicios y aplicaciones. Las aplicaciones se pueden lanzar más rápido de lo habitual para obtener el feedback de los usuarios.

La economía de APIs es el nuevo paradigma en desarrollo, y el cloud proporciona la plataforma perfecta para su implementación.

Software como servicio (SaaS)

Actualmente, los patrones de SaaS son ampliamente aceptados por muchas empresas que quieren beneficiarse del uso de las aplicaciones sin tener que mantener y actualizar la infraestructura y componentes. Las aplicaciones de correo, ERP, colaboración y oficina son las soluciones SaaS más aceptadas. La flexibilidad y la elasticidad del modelo SaaS aportan grandes beneficios.

No existe una solución “de talla única” para la adopción del cloud. Las empresas deben considerar su propia ecuación de costes y beneficios para decidir cuál es el mejor modelo. Cada aplicación y proceso necesario es una carga de trabajo, y las empresas que han decidido realizar la transición al cloud normalmente llevan a cabo una evaluación exhaustiva de las cargas de trabajo.

Cómo empezar

IBM Cloud ofrece soluciones de infraestructura, plataforma y software para llevar adelante su negocio.