La escalera hacia la IA