Nube pública
IBM Cloud Education
Vista nocturna de Tokio
¿Qué es una nube pública?

Descubra qué es una nube pública y qué ofrece en comparación o junto con los modelos informáticos de nube privada y nube híbrida.

El auge y la adopción de los servicios de nube pública es uno de los cambios más importantes en la historia de la informática empresarial. Una nube pública es un tipo de computación en la nube en el que un proveedor de servicios externo crea recursos informáticos, que pueden incluir cualquier cosa, desde aplicaciones de software listas para usar hasta máquinas virtuales (VM) individuales, para completar infraestructuras de nivel empresarial y plataformas de desarrollo, disponibles para los usuarios a través de la Internet pública. Se puede acceder a estos recursos de forma gratuita o se puede pagar de acuerdo con los modelos de precios basados en suscripción o pago por uso.

El proveedor de nube pública es propietario y administra los centros de datos donde se ejecutan las cargas de trabajo de los clientes. Los proveedores de servicios asumen la responsabilidad del mantenimiento de todo el hardware y la infraestructura y proporcionan conectividad de red de gran ancho de banda para garantizar un acceso rápido a las aplicaciones y los datos. El proveedor de la nube también gestiona el software de virtualización subyacente. En su forma más simple, el modelo de nube pública es la versión informática del modelo de "servicio público" que todos usamos cuando consumimos electricidad o agua en nuestros hogares.

Las arquitecturas de nube pública son entornos multiinquilino: los usuarios comparten un conjunto de recursos virtuales que se proveen y asignan automáticamente a inquilinos individuales a través de una interfaz de autoservicio. Esto significa que las cargas de trabajo de varios inquilinos pueden estar ejecutando instancias de CPU que se ejecutan en un servidor físico compartido al mismo tiempo. Sin embargo, los datos de cada inquilino de la nube están aislados lógicamente de los de otros inquilinos.

El mercado global de computación en la nube pública ha crecido rápidamente en los últimos años y los analistas pronostican que esta tendencia continuará;Gartner (enlace externo a ibm.com) predice que los ingresos de la nube pública en todo el mundo superarán los $330 mil millones para fines de 2022.

Muchas empresas están trasladando partes de su infraestructura informática a la nube pública porque los servicios de esta son flexibles y fácilmente escalables, se adaptan según sea necesario para satisfacer las cambiantes demandas de las carga de trabajo. Otros se sienten atraídos por la promesa de una mayor eficiencia y menos recursos desperdiciados ya que los clientes pagan solo por lo que usan. Otros buscan reducir el gasto en hardware e infraestructura en las propias instalaciones.

Vea el siguiente video para obtener más información sobre la nube pública:


Servicios de nube pública

En la actualidad, se encuentra disponible una amplia gama de servicios de computación en la nube pública, que comprenden múltiples ofertas y modelos de servicio. Casi cualquier servicio que no requiera proximidad física al hardware que lo aloja ahora se puede entregar a través de la nube.

Los tres modelos de servicio en la nube más comunes son los siguientes:

  • Infraestructura como servicio (IaaS): En el modelo IaaS, el proveedor de nube pública ofrece acceso a recursos básicos de computación, red y almacenamiento, a pedido, a través de la Internet pública o mediante conexiones dedicadas. Podría consistir en acceso directo al hardware subyacente, un modelo conocido como bare metal, pero lo más común es que se refiera al acceso a recursos ya virtualizados.    
  • Plataforma como servicio (PaaS): PaaS proporciona a los desarrolladores de aplicaciones una plataforma completa, que incluye todo el hardware, software e infraestructura necesarios, a partir de los cuales se pueden crear, ejecutar y gestionar aplicaciones. Por lo general, el proveedor de la nube administra toda la infraestructura de la plataforma y los usuarios no necesitan preocuparse por los detalles de menor grado.  
  • Software como servicio (SaaS): Con el modelo SaaS, los usuarios reciben acceso a aplicaciones de software alojadas en la nube. En lugar de instalarse en dispositivos locales, estas aplicaciones residen en la nube y se accede a ellas a través de un navegador web o mediante una API.

También están disponibles otros modelos de servicio (que a menudo son más especializados). Estos incluyen ofertas como Business-Process-as-a-Service (BPaaS), en el que un proceso empresarial horizontal o vertical completo se entrega en conjunto como una combinación de servicios IaaS, PaaS y SaaS relacionados; o Function-as-a-Service (FaaS), un subconjunto de SaaS en el que el código de la aplicación se ejecuta solo en respuesta a eventos o solicitudes específicos. Sin embargo, la gran mayoría de estas ofertas son subtipos o extensiones de los tres modelos básicos de servicios de computación en la nube.


Nube pública frente a nube privada

La nube privada es una infraestructura de nube operada exclusivamente por una empresa. Normalmente, una nube privada se aloja en las instalaciones, detrás del firewall de la propia empresa cliente, pero también se puede alojar en un proveedor de nube dedicado o en una infraestructura de terceros. En cualquier caso, la empresa cliente tiene acceso exclusivo y aislado a la infraestructura.

La nube privada permite que una empresa aproveche la eficiencia de la nube al tiempo que proporciona un mayor control sobre los recursos, la seguridad de los datos y el cumplimiento normativo, y evita el impacto potencial en el rendimiento y la seguridad derivado de compartir recursos con otro cliente de la nube.

Una analogía popular compara la computación en la nube privada con la propiedad de una vivienda unifamiliar y la computación en la nube pública con el alquiler de un apartamento o condominio en un edificio de varias unidades.

En la nube privada, el cliente suele ser responsable de administrar y mantener la infraestructura, lo que incluye la planificación de la capacidad para garantizar que el hardware disponible satisfaga las necesidades presentes y futuras, la instalación y la concesión de licencias de software, y la supervisión y el cumplimiento de las políticas de seguridad.

Algunas posibles ventajas de la nube privada en comparación con la nube pública incluyen lo siguiente:

  • Mayor capacidad para personalizar aplicaciones e infraestructura.
  • Mayor control y seguridad porque las cargas de trabajo se ejecutan detrás del firewall del inquilino, aunque la seguridad general depende de la del entorno del propio inquilino.
  • Cumplimiento simplificado (o que da la impresión de ser simplificado) de las normativas gubernamentales o de la industria.

La nube privada generalmente implica costos iniciales y corrientes más altos que la nube pública. Pero las ofertas emergentes de la nube pública, como las nubes privadas virtuales (VPC) , brindan muchos de los mismos beneficios que la computación en la nube privada sin imponer los mismos costos o cargas administrativas. Y las nuevas ofertas de la nube privada, como los servicios gestionados de nube privada, en los que un proveedor externo interviene para implementar, configurar y gestionar la nube privada en nombre del cliente, también hacen que los servicios similares a la nube privada sean más fáciles de consumir.

En general, la nube pública es una mejor opción si se cumplen las siguientes condiciones:

  • La escalabilidad y la elasticidad, vale decir, la capacidad de agregar capacidad de forma instantánea o automática en respuesta a picos de tráfico inesperados, son importantes para usted.
  • Le gustaría evitar gastos de capital iniciales y prefiere gastos operativos corrientes más predecibles.
  • Desea acceso ilimitado a recursos particulares que están disponibles a través de un proveedor de nube pública.

Sin embargo, si tiene necesidades de seguridad, normativas o de infraestructura altamente especializadas, desea el máximo control sobre su entorno de nube y descubre que sus cargas de trabajo tienen patrones de uso predecibles, una nube privada o un servicio similar a una nube privada podría ser una buena opción.


Nube pública, nube privada y nube híbrida

La nube híbrida integra la nube pública y la privada, utilizando tecnologías y herramientas de gestión que permiten que una empresa mueva cargas de trabajo sin problemas entre ambas, según sea necesario, para lograr un rendimiento, seguridad, cumplimiento y rentabilidad óptimos.

Por ejemplo, la nube híbrida permite a una empresa mantener los datos confidenciales y las aplicaciones heredadas de importancia crítica (que no se pueden migrar fácilmente a la nube) en las instalaciones, mientras aprovecha la nube pública para aplicaciones SaaS, PaaS para la implementación rápida de nuevas aplicaciones e IaaS para almacenamiento adicional o capacidad informática a pedido.

La mayoría de los usuarios de la nube empresarial recurren a arquitecturas de nube híbrida para tener la flexibilidad de elegir el mejor entorno de nube (pública o privada) para cada una de sus cargas de trabajo o mover las cargas de trabajo entre nubes a medida que cambian sus necesidades.

Para obtener más información sobre la nube híbrida, consulte nuestro video "Explicación de la nube híbrida":


Seguridad en la nube pública

Tradicionalmente, las inquietudes que genera la seguridad han sido el principal obstáculo para las organizaciones que están considerando adoptar la nube pública. Sin embargo, en respuesta a la demanda, la seguridad que ofrecen los proveedores de servicios en la nube supera constantemente las soluciones de seguridad en las instalaciones.

Con la creciente popularidad de los contenedores, que pueden mejorar enormemente la seguridad en arquitecturas de  aplicaciones nativas de la nube , y las nuevas ofertas de la nube pública que incluyen el cumplimiento certificado por el proveedor de los estándares y regulaciones de la industria, es cada vez más fácil mantener una postura de seguridad que sea al menos tan sólida como la que se puede lograr con las infraestructuras locales.

Según el proveedor de software de seguridad McAfee, hoy el 52 % de las empresas experimentan mayor seguridad en la nube que en las instalaciones. (el enlace se encuentra fuera de ibm.com) Gartner ha pronosticado que para este año (2020), las cargas de trabajo en la nube de infraestructura como servicio (IaaS) experimentarán un 60 % menos de incidentes de seguridad que los de los centros de datos tradicionales (PDF, 2,3 MB) (el enlace se encuentra fuera de ibm.com).

No obstante, mantener dichos estándares de seguridad en la nube pública exige procedimientos de gobierno y habilidades de los empleados diferentes a los de los entornos de TI heredados. La seguridad en la nube requiere una sólida gestión de acceso, cifrado de datos inactivos, en tránsito o en uso, y una excelente visibilidad para monitorear, detectar y gestionar ciberamenazas.


Nube pública e IBM Cloud

IBM Cloud admite más de 1000 clientes empresariales, brindándoles acceso a la infraestructura de seguridad líder en la industria, que incluye aislamiento de carga de trabajo integrado y segmentación de red, además de seguridad continua de contenedores y cifrado de datos de extremo a extremo.

La nube pública de IBM se creó en un software de código abierto . Los empleados de IBM Cloud han contribuido durante mucho tiempo a proyectos clave de código abierto y nativos de la nube, como KubernetesIstioKnative. La solidez del compromiso de IBM con el ecosistema de código abierto proporciona a sus clientes de la nube herramientas de desarrollo flexibles y acceso a recursos sin la dependencia del proveedor.

Trabajando con Red Hat, IBM Cloud ha introducido un entorno Red Hat OpenShift gestionado en la nube pública de IBM que se ha convertido rápidamente en la solución de código abierto número uno para los clientes que buscan simplificar la gestión de sus arquitecturas basadas en contenedores y acelerar los canales de desarrollo.

IBM también proporciona soporte continuo de borde a nube para cargas de trabajo híbridas, ya sea que estén basadas en VMware, diseñadas para ejecutarse en servidores bare metal o sean nativas de la nube. IBM Cloud incorpora características sólidas de visibilidad y protección de datos para proteger la información durante todo su ciclo de vida, independientemente de dónde se aloje.

Creado con Red Hat OpenShift, IBM Cloud Satellite aborda cómo la creación, implementación y gestión de aplicaciones en múltiples entornos de nube puede degradar el rendimiento de las aplicaciones. Satellite ofrece un conjunto totalmente gestionado de servicios de aplicaciones centrales que se ejecutan en entornos de nube como IBM Cloud, las propias instalaciones y el borde. Usted opera procesos, métodos y herramientas de desarrollo de una manera única y coherente en todo tipo de entornos de nube, incluidos los de otros proveedores de nube pública.

Para obtener más información sobre cómo es desarrollar en IBM Cloud, puede comenzar de forma gratuita con solo registrarse para obtener una cuenta de IBM Cloud hoy mismo.

Mantenga la conversación. Únase a sus compañeros en la comunidad de la nube pública.


Soluciones relacionadas

IBM Cloud

IBM Cloud with Red Hat ofrece seguridad líder en el mercado, escalabilidad empresarial e innovación abierta para desplegar todo el potencial de la nube y de la IA.


Nube abierta

La nube abierta de IBM se basa en lo mejor de la tecnología de código abierto.


Red Hat OpenShift on IBM Cloud

Red Hat OpenShift en IBM Cloud aprovecha OpenShift en entornos públicos e híbridos para obtener velocidad, capacidad de respuesta al mercado, escalabilidad y confiabilidad.


IBM Cloud Satellite

Con IBM Cloud Satellite puede implementar servicios en la nube coherentes en cualquier lugar; de forma local, en el borde y en los entornos de nube pública.