Digital Sustainability Audits (DAS), ganadora europea del reto global Call for Code 2021

By | 5 minute read | 02/02/2022

Call for Code - DAS

El reto Call for Code, lanzado por el filántropo David Clark, fundador de David Clark Cause, en alianza con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Linux Foundation e IBM, se dirige a desarrolladores, empresas emergentes, académicos, ONG, etc. de todo el mundo. Su objetivo es idear soluciones innovadoras de código abierto basadas en la inteligencia artificial, el internet de las cosas, las cadenas de bloques, la informática en la nube, etc. que den respuesta a los grandes desafíos ambientales globales: el saneamiento del agua, el hambre mundial, y la producción y el consumo responsables. Este concurso está en consonancia con la iniciativa de IBM de invertir treinta millones de dólares en cinco años con el fin de desplegar todo el potencial de la tecnología para proteger el medio ambiente, salvar vidas humanas y mejorar el futuro de las próximas generaciones.

 

Hemos hablado con David Monràs (España), de Digital Sustainability Audits (DAS)

Los ordenadores a menudo son parte de la solución para crear un mundo más verde y más sostenible, pero también pueden ser parte de un problema creciente: el desarrollo de nuevas aplicaciones conlleva mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, la solución ideada por el ingeniero de software español David Monràs proporciona una herramienta a los desarrolladores web para ejecutar informes detallados de la huella de carbono de sus códigos. Los test automáticos de sostenibilidad les permiten actualizar y modernizar sus aplicaciones y páginas web, con lo que a la vez se reducen de manera eficaz las emisiones. Esta solución innovadora, denominada Digital Sustainability Audits (DAS), ha sido la ganadora europea del reto global Call for Code 2021 de IBM.

¿Cómo surgió tu participación en Call for Code 2021?

David: En 2020, realicé un trabajo de fin de máster sobre la temática del consumo “verde” en el marco de mis estudios de ingeniería en la Universitat Oberta de Catalunya. Ya conocía las ideas innovadoras de IBM y utilizaba diferentes simuladores IBM. También estoy suscrito a los boletines informativos de esta empresa. Cuando leí acerca del CFC, no dudé en participar. Vi que las diferentes posibilidades eran contribuciones positivas para el planeta. Grandes corporaciones como IBM ciertamente pueden hacer que las cosas avancen, lo que me parece fascinante.

¿Por qué participaste en el reto?

Me encanta la naturaleza. Un día hacía senderismo por la montaña y estaba deseando alcanzar la cima para disfrutar de las maravillosas vistas, pero cuando llegué arriba me quedé estupefacto al encontrar varias torres de telecomunicaciones enormes. Me di cuenta de que estas torres ahora están en todas partes debido a la constante expansión de internet. Fue un momento decisivo para mí. Quería contribuir a hacer algo al respecto. Sé que las torres no desaparecerán en cinco o diez años, pero es un proceso que hay que empezar en algún lugar.

Cuéntanos cosas sobre tu grupo.

Sabía que era importante formar un equipo sólido, así que publiqué un anuncio para encontrar personas con habilidades que encajaran bien y después colaboré con un equipo de cuatro personas ubicadas en toda España: dos desarrolladores web, un diseñador y un productor de medios. No nos llegamos a conocer en persona, pero nos convertimos en un gran grupo con un amplio abanico de habilidades.

¿Qué expectativas tenías cuando entraste en el concurso?

Solo quería investigar el tema con más profundidad. Hoy en día, internet y las tecnologías de la información y la comunicación representan el 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el mundo. En la próxima década, se estima que alcancen el 8%. Si a ello le sumamos que vivimos en un mundo “inteligente” y cada vez más “conectado”, es evidente que las actividades en línea, que están en constante aumento, contribuyen a esta enorme infraestructura humana tan contaminante para el medio ambiente. Pero es posible adoptar la tecnología y al mismo tiempo proteger el medio ambiente. Soluciones como la mía son un paso en esta dirección.

¿Cómo vivisteis el proceso de preparación de la presentación para el CFC 2021?

La preparación fue bastante divertida. El equipo tenía montones de ideas para abordar el problema. A todos nos apasionaba el tema, así que a menudo discutíamos, y yo, como líder, tenía que fijar unos objetivos claros.

¿Cómo ayuda tu solución a salvar el planeta?

Al ejecutar la auditoría, DAS tiene en cuenta tanto el back-office como el front-office. En cuanto al back-office, el programa inspecciona el servidor o centro de datos en el que se aloja la página web en cuestión: ¿funciona con energías renovables?; ¿cuál es su huella de carbono?; ¿se puede ahorrar ancho de banda? Por lo que respecta al front-office, que abarca el diseño y la experiencia de usuario, DAS comprueba si existen acciones superfluas, cómo se cargan las fotos y los vídeos y si la resolución y el contenido se utilizan de manera eficiente energéticamente hablando. Cuando todo ello se optimiza, se pueden reducir las emisiones. DAS también analiza los sitios y las aplicaciones enviados y proporciona recomendaciones personalizadas sobre cómo hacer que el código sea más sostenible desde el punto de vista medioambiental.

¿Qué tecnología escogiste para tu solución y por qué?

En resumen, se trata de un sistema de código abierto con un IBM Cloud detrás, lo que resultó fundamental para el éxito del producto. Los servicios clave usados fueron IBM App ID, IBM Cloud Functions, IBM Cloudant, IBM Code Engine e IBM Continuous Delivery.

¿Solicitaste asesoramiento a IBM? ¿Recibiste ayuda de expertos externos?

Recibí muchos comentarios de apoyo de especialistas de IBM Cloud durante el hackatón de IBM Code Engine celebrado en mayo de 2021, de lo que estoy muy agradecido.

¿Qué te ha aportado esta aventura desde el punto de vista personal? ¿Qué has descubierto a través de la experiencia?

He desarrollado habilidades de liderazgo y he aprendido una lección importante: “Los resultados cuentan; las personas importan”.

¿Te planteas implementar tu solución?

Ahora mismo la solución se encuentra en versión beta y todavía requiere varias iteraciones. Pero probablemente podré lanzarla el primer trimestre de 2022. Utiliza código abierto, que era lo que verdaderamente me importaba, así que cualquier persona que considere que tiene algo que aportar puede hacerlo.

¿Qué consejo darías a los futuros participantes de CFC 2022?

Tengo dos consejos, en realidad: primero, que se centren en la solución, para que consiga los resultados esperados y alcance su objetivo. Y segundo, que formen un equipo sólido.

 

 

[autopilot_shortcode]