Del Open Banking al Open Finance: 8 conceptos y 4 experiencias para entender un nuevo mundo

By | 6 minute read | 12/07/2021

Carmen GarcíaPor Carmen García, Socia de la Unidad de Consultoría de IBM España y miembro de la Academia de Industria.

El sector financiero está en plena transformación hacia modelos abiertos, cuyo objetivo es aprovechar el valor de los datos compartidos entre diferentes empresas y entidades. El consumidor y las pequeñas y medianas empresas ganan libertad de elección, al tener acceso a más y mejores servicios financieros, y así poder tomar mejores decisiones. Para los innovadores se abre la oportunidad de desarrollar nuevas soluciones, servicios o nuevos modelos de negocio para crecer. Para la economía es un dinamizador, al potenciar la competencia, la creación de nuevas empresas y facilitar a la inclusión financiera.

Estos modelos abiertos empezaron con  Open Banking, un sistema que en Europa opera bajo el paraguas de la normativa sobre pagos PSD2 y que propone un entorno seguro y controlado para que los clientes puedan decidir cómo y con quién comparten sus datos para acceder a nuevos servicios bancarios. Por ejemplo, conseguir un crédito al comprar un producto sin tener que pasar por su banco habitual.

Dando un paso más, se empieza también a hablar de Open Finance, que extiende el modelo Open Banking, centrado en las cuentas bancarias y pagos,  a otros servicios financieros como pensiones, seguros o productos de ahorro.

El pasado 11 de junio tuve la oportunidad de reunirme con cuatro profesionales de la industria para conversar sobre estos nuevos modelos abiertos y explorar, a través de sus experiencias, las oportunidades que ofrecen al sector y a los consumidores. Puedes ver la sesión aquí

Una de las conclusiones del encuentro fue que, a pesar de las claras ventajas para los clientes, todavía es un modelo poco maduro que no todo el mundo llega a entender para sacarle el máximo partido. Por su lado, bancos y proveedores de servicios financieros han realizado esfuerzos e inversiones para innovar y lanzar nuevos servicios en torno a estos modelos abiertos.

Para entender todo este nuevo mundo ‘open’ vamos a aclarar algunos conceptos:

  1. Open Data
    Mónica Guardado, directora general y socia del grupo AFI, explicaba en la sesión que el futuro no depende solo de abrir los datos financieros, sino de la apertura de los datos en general. Tras el Open Banking y el Open Finance, el Open Data -en general-permitirá aprovechar los datos compartidos en otros sectores, como telcos o el sector inmobiliario, construyendo una “economía real del dato”. Open Data significa entrar definitivamente en la economía digital, e impulsar la innovación económica y social a todos los niveles.
  2. APIs
    Application Program Interface. Son los conductos o inferfaces por los que transcurren los datos y hacen que estos puedan comunicarse de una plataforma a otra sin necesidad de haber sido originados de la misma manera, conectando software, aplicaciones y sistemas para que puedan hablar un mismo lenguaje. El mundo de las APIs es el fundamento del Open Data.
  3. PSD2
    Es la nueva regulación comunitaria en el ámbito de la UE en servicios de pago electrónicos que impulsa el Open Banking. La nueva normativa refuerza la seguridad y obliga a las entidades financieras a abrir los datos -a través de las APIs- a nuevos players y nuevos servicios de terceros. Según explica Fanny Solano, directora de regulación e implementación normativa dentro de la asesoría jurídica de CaixaBank, esta directiva, en su caso, les ha dado la posibilidad de seguir innovando. Por ejemplo, les ha permitido dar a sus clientes la posibilidad de agregar todas las cuentas de todos sus bancos en CaixaBank y poder ofrecerles una mayor oferta de productos y servicios.
  4. Nuevos servicios financieros
    Carmen Alonso, responsable de desarrollo de negocio de VISA para el sur de Europa, puso algunos ejemplos en los que ellos están trabajando en torno al Open Banking y PSD2, colocando al cliente en el centro de sus estrategias, como facilitar el envío de dinero al extranjero de tarjeta a tarjeta (VISA by date) o una innovadora gestión de facturas que permite pagarlas, atrasarlas o fraccionarlas con su servicio Request to Pay.
  5. Nuevos modelos de negocio: plataformas
    El dato, potenciado con tecnologías exponenciales como Cloud, IA o Machine Learning, permite también crear modelos de negocio en torno a plataformas, que ofrecen experiencias amigables, a escala global y con gran inmediatez. Por ejemplo, Susana Delgado, explicaba su modelo a través de la plataforma PagoNxt del Grupo Santander, que aglutina todos los negocios de medios de pagos globales del grupo. Este modelo les está permitiendo escalar su negocio y expandirlo a distintas geografías, reforzando además la idea de construir un futuro inclusivo y más democrático en cuanto a los servicios. Les está dando la oportunidad de llegar a una economía que está ‘sub-bancarizada’ como la latinoamericana, facilitando a muchas personas el acceder a servicios bancarios de manera integrada y sencilla.
  6. Las Súper Apps
    Precisamente en estas economías menos bancarizadas, como Latinoamérica y Asia, están surgiendo lo que se denominan Súper Apps, aplicaciones digitales que reúnen en una sola todo lo que un usuario necesita.  Susana Delgado, de PagoNxt, ponía el ejemplo de WeChat en China, que nació como mensajería y hoy ofrece más de un millón de servicios, o Rapi, en Colombia, originariamente una app de reparto de comida y que ahora ha incorporado también diferentes servicios financieros. En Europa, estas Súper Apps de momento suelen ser más verticales y se limitan a servicios financieros, pero en definitiva, se posicionan como una gran oportunidad para los bancos de evolucionar hacia el Open Finance.
  7. Open Innovation
    Todo lo ‘open’ lleva intrínseca la idea de innovar de manera colaborativa en un ecosistema. La entrada de nuevos players en el mundo financiero, como las Fintech, trajo consigo en su momento un debate: ¿eran colaboradores o competencia? Según nos explicaba Carmen Alonso, de VISA, la evolución de estas empresas ha sido diversa, y, si bien es cierto que muchas han llegado a crecer tanto que se han convertido incluso en competencia de grandes bancos, lo cierto es que lo natural es colaborar. En VISA, por ejemplo, han puesto en marcha la iniciativa Fintech Partner Connect, un programa para identificar aquellas empresas que pueden complementar su oferta de valor y desde este programa ya están colaborando con empresas con productos nuevos. También han creado un servicio para gestionar suscripciones desde una única consola, otro para conseguir financiación en el punto de venta u otro para recibir consejos financieros personalizados.
  8. Banca como Servicio (BaaS)
    Otro ejemplo de colaboración dentro del Open Banking es la llamada Banca como Servicio: los bancos no solo abren sus datos, sino también abren sus sistemas y permiten a las Fintech ofrecer sus servicios aprovechando su infraestructura y su licencia. Las Fintech pueden ofrecer sus servicios sin preocuparse de regulaciones, y los bancos pueden lanzar nuevos servicios sin tener que construirlos desde cero.

Bank

 

Entender y comprender cómo se combinarán y cómo coexistirán todos estos modelos y conceptos es un reto en el que hoy estamos implicados tanto las empresas tecnológicas como las entidades financieras y nuevos players y, por supuesto, las entidades reguladoras cuyo rol es fundamental para garantizar la estabilidad del sistema, la protección del consumidor a la vez que potencia la innovación en un marco de competencia simétrico.

Y para ello, no podemos olvidar el lado humano que será el que marcará realmente el rumbo de nuestro futuro. Porque necesitamos democratizar el acceso a servicios en todos los sentidos, y esto incluye a personas mayores, por ejemplo, que van a seguir necesitando el apoyo de profesionales. En este sentido, construir relaciones de confianza dentro de estos servicios tiene que seguir formando parte de este plan digital.

Por último, será también fundamental formarse en nuevas capacidades digitales. Existen muchísimas ofertas de trabajo en el mundo digital que se quedan vacantes por falta de perfiles con estas capacidades y es clave abordar esa brecha digital para que podamos seguir creando soluciones diferenciales e inclusivas en el mundo del Open Banking y el Open Finance.

 

 

[autopilot_shortcode]