Cloud Computing: ¿Camino o destino final?

By | 4 minute read | junio 30, 2017

Los directores ejecutivos a menudo ven una plataforma de nube pública como el fin de un viaje – una meta que se debe alcanzar lo antes posible. Sin embargo, la realidad de los directores de tecnología es mucho más compleja. Muchas empresas tienen infraestructura de TI, aplicaciones y datos que necesitan ser tomados en cuenta, particularmente cuando el valor de una nube híbrida se hace evidente. En esta realidad, la nube se ve más a menudo como camino a las ventajas estratégicas del negocio. Esta diferencia en perspectiva es probable que persista para el futuro próximo. Según una encuesta de Gartner, el 58 por ciento de los CEO dicen que el crecimiento es su prioridad número uno en 2017, aunque la tecnología también está creciendo en importancia. Si bien es probable que los directores ejecutivos estén preocupados por el impacto comercial de una estrategia de nube híbrida, los directores de tecnología (CTOs) deben estar preparados para examinar los componentes técnicos y los requisitos de migración de la nube además de las consideraciones empresariales.

Entregando valor real a través de una nube híbrida

Los CTOs saben que sus organizaciones necesitan utilizar capacidades nativas de la nube detrás de sus firewalls y conectar las inversiones existentes a entornos de nube híbridos. Un entorno híbrido hace posible el uso simultáneo tanto de los servicios en la nube como de la infraestructura local. Permite el flujo automatizado de carga de trabajo entre sistemas locales y sistemas basados en la nube -o mantener almacenes de datos específicos en un lado del firewall o del otro- para una implementación flexible y para ubicar cargas de trabajo donde funcionen mejor con aplicaciones específicas.

Hace unos años, la computación en nube sólo significó una reducción de costos para la mayoría de los líderes empresariales y de TI. Ahora, esos mismos líderes son más propensos a hablar de los beneficios de tiempo-a-valor de entornos de nube híbridos. La prioridad de sus organizaciones es ofrecer rápidamente nuevas capacidades al mercado, y hacerlo requiere la capacidad de integrar aplicaciones de nube con sus servicios críticos de negocio existentes. Por ejemplo, la nube híbrida hace que la conexión de las aplicaciones web y móviles modernas con los datos básicos de una organización sea más rápida y sencilla que nunca, ayudando a acelerar la innovación.

Tomando las decisiones correctas para cada organización

Lo que funciona mejor y lo que no funciona tan bien en los sistemas basados en la nube suele variar de una organización a otra. Para el CTO de una organización startup, los grandes gastos de capital para infraestructura pueden no ser factibles. Hacer hincapié en las opciones de nube pública para adquirir capacidades como un servicio podría tener más sentido que construir inmediatamente una extensa infraestructura en las instalaciones.

Por otra parte, una gran empresa que ejecute aplicaciones core-business fundamentales para el mainframe puede tener uno o más incentivos poderosos para no mover esa carga de trabajo a la nube. Por ejemplo, puede ejecutar software de servidor de aplicaciones en un mainframe para la gestión de transacciones en línea y la conectividad a aplicaciones y datos de misión crítica. El CTO de la empresa podría considerar la potencia de los sistemas IBM z y de nube: una combinación de escalabilidad, fiabilidad y seguridad empresariales con la agilidad necesaria para responder a las demandas del mercado.

Si una organización opta por un modelo local, fuera de las instalaciones o híbrido, elegir los servidores de nube adecuados es esencial para obtener la velocidad, la flexibilidad, la innovación y la seguridad necesarias para ofrecer el camino más rápido al valor.

Trabajando juntos: CEOs y CTOs

A medida que se toman decisiones del servidor y de la plataforma como estas, la combinación correcta de recursos basados en la nube y en las instalaciones puede tomar forma de acuerdo con el plan y la estrategia global de la nube híbrida. Los CTOs saben la importancia de llegar a una racionalización temprana sobre la dirección general de TI y las opciones tecnológicas de la organización. Y les da poder para proporcionar las tecnologías adecuadas que agregan valor comercial a las diferentes unidades de negocio. Después de todo, las decisiones tecnológicas por poder de esta manera pueden conducir a una mezcolanza de sistemas que podrían no ejecutar bien juntos.

El curso de acción para CEOs y CTOs que pueden tener mayor impacto es trabajar juntos, acordar objetivos comunes y usar indicadores clave de desempeño para medir el progreso de sus organizaciones en sus caminos a la nube híbrida. Una vez que lo hacen, los CTO pueden crear la estrategia de TI adecuada para el éxito a largo plazo.

Descubra lo que se requiere para hacer su viaje a la nube híbrida eficiente y rentable.

Most Popular Articles