Blockchain

La famosa cadena de bloques: ¿cómo puede transformar el mundo?

Share this post:

Por Manuel O’Brien

Casi todos se han acercado a lo que es blockchain a través de las criptomonedas, especialmente el Bitcoin. Pero blockchain y criptomonedas son dos cosas distintas: las criptomonedas son monedas digitales que se posibilitan con blockchain, mientras que blockchain es el protocolo que hace posible su circulación.

Las criptomoedas (Bitcoin, Ethereum, etc.), utilizan blockchain para construir un sistema de pago peer to peer (entre pares, o entre iguales) y esto se logra mediante una estructura digital con la cual se llevan a cabo el registro de las transacciones que se van guardando en “bloques” cerrados a través de criptografía; asegurando una firma digital en cada bloque, que es muy difícil de ser manipulada posteriormente.

Une cada uno de estos bloques de información; distribuye cada pieza en una red común de acceso (que puede ser privada o pública) y tienes una cadena (chain) de bloques (block).

Ahora, dale un código digital a cualquier cosa o concepto que quieras, e imagina un libro de transacciones, que se escribirá de manera colaborativa entre los actores (personas, instituciones, organismos) que quieran ser parte de esa red y tengan un interés común en ese concepto o cosa. En el momento que todos validan que el registro es veraz, tienes un nuevo “valor” confirmado en ese código digital, el que queda registrado y es prácticamente inalterable. Es decir, se conserva en su historial por siempre.

Esta tecnología, que conceptualmente parece simple, está modificando de manera profunda la manera como se organizan los bancos y la industria financiera, y ya ha ingresando de manera acelerada en múltiples sectores.

Incluso, se ha señalado con bastante razón, que esta tecnología puede transformar nuestro mundo, tal como lo hizo internet en 1993 o los computadores personales en 1975.

La pregunta es ¿Por qué? Debido fundamentalmente a que resuelve el problema de la confianza entre las partes, realizando una trazabilidad de todos los procesos que sean definidos en la cadena con una visión descentralizada y distribuida entre pares iguales y sin un organismo central que lo valide más que la colaboración entre los actores.

En este momento quizás comprendamos porqué múltiples académicos e investigadores ven en el blockchain algo tan revolucionario: recordemos una de las demandas más importantes de la sociedad civil en los últimos años, la necesidad de transparencia y confianza que ha declinado fuertemente en todos los países.

Según IDC (International Data Corporation), un total de US$1.5 mil miliones han sido invertidos por compañías hacia el final del 2018 para desarrollar proyectos sobre tecnología blockchain en diversos sectores.  McKinsey reporta que para el año 2025 se estima que los nuevos ecosistema de negocios habilitados por Blockchain generarán un total de US$ 50 trillones. Casi 100 corporaciones globales ya son parte de distintos consorcios para el desarrollo de blockchain (como Hyperledger).

Y en el contexto señalado anteriormente, donde la apertura de la data, los servicios y las decisiones del sector público cobra cada vez mayor relevancia, esta tecnología está comenzando una ola de nuevos servicios en eGovernment.

El 2018, por lo menos 45 países han desarrollado un total de 200 iniciativas explorando con esta tecnología. El gobierno de India, por ejemplo está trabajando en la generación de una red distribuida “IndiaChain” para reducir fraudes, asegurar el cumplimiento de tiempos en contratos, y elevar la transparencia y visibilidad de los contratos del Estado, todo lo que genera además de un beneficio económico para el Estado, un beneficio social – la transparencia.

El Gobierno de Estonia ha sido el líder, llevando adelante una iniciativa que a través de blockchain permite a sus ciudadanos acceder con una tarjeta de identificación a todos sus registros médicos, realizar votaciones, aplicar para beneficios sociales, y en total realizar 3000 trámites de manera digital.

Otros países como Kenya y Nigeria han comenzado a través de blockchain a realizar registros y trazabilidad de la venta de terrenos en el país. Suecia, por otra parte, está realizando pilotos para realizar la compra-venta de propiedades, permitiendo que todos los interesados (banco, gobierno, vendedores, compradores, notarías) puedan seguir el proceso y las transacciones para garantizar la autenticidad del procedimiento.

Se espera que el mercado de blockchain en sector público crezca de US$162 miliones el 2018 a US$3.5 mil miliones el 2023, y gracias a esta herramienta, como lo muestran estos ejemplos, la clave de la confianza es entregada nuevamente a los ciudadanos; y los organismos centrales se transforman en un actor más dentro de una cadena de transacciones entre iguales.

Es decir, esta tecnología viene a democratizar y paradójicamente, trae la enorme posibilidad de humanizar las instituciones al hacerlas más transparentes, accesibles y visibles a las personas, en un mundo marcado por la crisis de confianza entre las partes.

More Blockchain stories

Abrazando nuestro futuro cuántico

*Artículo IBM Policy Lab El mundo está en la cúspide de otra revolución informática. Y esta será promovida por la convergencia de tres potentes tecnologías: computación de alto rendimiento, inteligencia artificial y computación cuántica. La computación cuántica no es simplemente una forma más rápida de hacer lo que hacen las computadoras de hoy. Tiene un […]

Continue reading

Cómo mitigar el sesgo en los sistemas de Inteligencia Artificial

*Artículo IBM Policy Lab   No cabe duda de que los sesgos humanos pueden influir en los algoritmos de inteligencia artificial (IA) y causar resultados discriminatorios. Sin embargo, es difícil determinar en qué medida estos sesgos se filtran en las tecnologías que desarrollamos y utilizamos en nuestra vida cotidiana. Aunque mitigar los sesgos en la […]

Continue reading

Principios para el Comercio Digital en la era post-COVID-19

Artículo PolicyLab* La epidemia por COVID-19 ha creado una turbulencia sin precedentes en la economía mundial. Según el Banco Mundial, se espera que la economía global experimente la recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial. Según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el impacto real de esta crisis estará marcado por la incertidumbre […]

Continue reading