Ir al contenido principal

Trabajo más inteligente

Si nuestros procesos pueden volverse más previsibles, ágiles y colaborativos, podemos aumentar la productividad empresarial

Navegación de orejas

Conversaciones para un planeta más inteligente. Hacer que nuestras organizaciones sean tan inteligentes como nuestros empleados.

Probablemente, hoy trabaja de una forma mucho más inteligente que hace veinte, diez o incluso un año. Internet y las revoluciones inalámbricas siguen transformando el modo en que las personas crean, utilizan y comparten la información, o dicho de otra forma, cómo construimos y mantenemos relaciones, o cómo tomamos las decisiones.

¿Por qué tenemos la sensación de trabajar mucho más duro?

Desafortunadamente, el mejor trabajo de muchas empresas se produce a menudo a pesar de las estructuras y de los procesos, y no a causa de ellos. Las personas y los equipos de hoy en día están listos para colaborar, realizar varias tareas y crear de forma conjunta, y aún así, las empresas malgastan cada semana 5,3 horas por empleado a raíz de procesos ineficaces. Dos tercios de los empleados creen que sus compañeros pueden ayudarles a realizar mejor sus tareas, sin embargo, no saben cómo encontrarlos, y el 42% de las personas afirman que se ven obligadas a tomar decisiones con información errónea como mínimo una vez a la semana. No es de extrañar que el 91% de los CEO entrevistados manifiesten que necesitan reestructurar el modo en el que trabajan sus organizaciones.

Para trabajar de forma más inteligente, necesitaremos organizaciones más inteligentes que mejoren y aprovechen los conocimientos, las iniciativas y la creatividad de sus empleados en lugar de ponerles freno. Si transformamos la infraestructura de colaboración y los procesos de nuestros lugares de trabajo, permitiremos a las personas obtener ventajas del completo alcance de un planeta equipado tecnológicamente, interconectado e inteligente. La buena noticia es que muchas organizaciones de todo el mundo ya lo están haciendo.

Algunas están remodelando sus operaciones basándose en la capacidad de capturar datos en tiempo real. Por ejemplo, los diseñadores de Danone, el fabricante líder mundial de productos lácteos, pueden adaptar el proceso de producción de forma continua e implementar cambios en horas, cuando solían tardar días. La empresa de seguros Celina utiliza herramientas de colaboración para ponerse en contacto con sus agentes y aseguradores independientes, y así reduce el tiempo de cambio de pólizas de semanas a días. Por otro lado, la empresa Hannover Medical School en Alemania utiliza tecnología móvil e inalámbrica para recopilar y registrar datos de pacientes con lesiones en tiempo real durante toda su estancia en el hospital, lo que permite que el sistema comunique “El paciente X está esperando al médico Y en la habitación Z”.

Algunas están trabajando y colaborando de modos completamente nuevos a través de ecosistemas, cadenas de suministro y sus propios silos internos. Mediante la telemetría inalámbrica y los servicios de alquiler de coches, el proveedor UBench International permite que los coches alerten a los conductores de las comprobaciones de mantenimiento planificadas, y los conduce a una comunidad de proveedores de servicios. La red social de montañismo de Moosejaw ha incrementado el porcentaje de conversaciones en línea de los clientes en un 50%. La infraestructura de colaboración basada en web del ejército de Salvación en 118 países conecta a voluntarios, suministros y actividades de coordinación de ayuda.

Además, algunas organizaciones están modificando dónde y cómo se toman las decisiones, e incluyen información de los empleados, los partners y los clientes. El fabricante de motocicletas Harley-Davidson ha explotado las ideas de viaje del grupo de propietarios de Harley de todo el mundo para compartir los procesos y el desarrollo de productos. IBM se puso en contacto con clientes, partners, empleados y familias (más de 150.000 personas de 70 organizaciones) en el InnovationJam 2006. Ya han surgido 46.000 ideas, y hasta ahora hemos invertido 70 millones de dólares en diez de ellas, lo que ha generado beneficios de cerca de 300 millones de dólares en los dos últimos años.

Las organizaciones de todo el mundo están cambiando, ya que no sólo gestionan los procesos de un modo más eficaz, sino que también ayudan a sus empleados a trabajar de forma más inteligente, en lugar de causarles todavía más dificultades. Efectivamente, en un mundo de trabajo más inteligente, conseguiremos finalmente que nuestras organizaciones sean más ágiles, con la misma creatividad y capacidad de colaboración que sus empleados.

Construyamos un mundo más inteligente.




Think