Ir a contenido principal

Navegación de orejas

En 2006, entre 30 naciones, los EE.UU. ocuparon el 25o puesto en matemáticas y el 24o en ciencias. El aprendizaje debe moldearse de acuerdo con dos componentes clave: el profesor y el alumno.

Si nuestro planeta fuera una gran aula de matemáticas, Estados Unidos sería un alumno deslucido que se sienta en la parte trasera del aula


Entre 30 países, Estados Unidos ocupa el 25o puesto en matemáticas y el 24o en ciencias.*

Ése es el mejor momento para dejar nuestros sistemas educacionales más inteligentes, tanto acá como en todo el mundo. Los sistemas escolares y de enseñanza superior están enfrentándose cortes en el presupuesto. La demanda por trabajadores del conocimiento con habilidades especializadas está creciendo 11% al año. Muchos trabajos requieren entrenamiento de por vida y actualización continua de habilidades. La industria educacional se ha vuelto cada vez más compleja y difícil de cuantificar, ya que los estudiantes siguen una gama de vías de aprendizaje alternativas.

Uno de los retos es que nuestros sistemas educacionales deben ser más... sistémicos. En Estados Unidos, hay 15,000 distritos escolares individuales y más de 4.000 instituciones de enseñanza superior, la mayoría de ellas con sus propios procesos de gestión y metas. En China, hay casi 500.000 escuelas primarias y secundarias, muchas de ellas responsables de administrar sus propias infraestructuras. Esas redundancias han creado ineficiencias enormes, aumento de costos y silos de recursos.

La buena noticia es que ocurrieron avances en la tecnología educacional — computación en nube, sistemas de código fuente abierto, virtualización, análisis — que pueden ayudar los sistemas educacionales a renovar infraestructuras obsoletas a través de una nueva funcionalidad. Pueden volverse más interconectados, instrumentados e inteligentes. En resumen: más inteligentes. Y eso ya está sucediendo.


 

El costo de la educación aumentó 42% en una década (1995-2004) en los países de OECD.
Se estima que a través de la administración, medición y procesos mejores, la efectividad de los sistemas escolares puede aumentar 22% con los niveles de gastos ya existentes.

 

Interconectado = compartimiento de recursos
A través de la tecnología basada en la computación en nube, todos los alumnos de las escuelas, facultades y universidades de la Carolina del Norte pueden acceder al contenido educacional más avanzado, aplicaciones de software y recursos de computación y almacenamiento. Una alumna de primer año de primaria de un pueblo rural puede aprender geografía a través de los mismos recursos interactivos de narración de historias y animación 3-D que los alumnos de un distrito escolar de alto perfil. La Carolina del Norte espera ser pionera en la democratización de la educación en su propio estado y en todo el mundo.

En mayo de este año, la Junta Directiva de Educación de la Ciudad de Nueva York anunció, un Web creado en conjunto con IBM que permite que los padres rastreen las notas, puntuaciones, asistencia y datos comparativos educacionales. Disponible en nueve idiomas, esa herramienta potente destaca las deficiencias en el aprendizaje y facilita a los padres la información necesaria para trabajar con los profesores.

En China, el Blue Sky del Ministerio de la Educación es un portal de aprendizaje para la educación básica basado en tecnología de código fuente abierto. Ofrece oportunidades de enseñanza a distancia a los estudiantes rurales pobres de China, para echar un puente sobre las diferencias económicas entre ellos y las ciudades más ricas. Tiene más de 45.000 usuarios diarios.

En el estado de Brandemburgo, Alemania, 18.000 profesores están trabajando en una área muy amplia y dispersa para educar a 220.000 alumnos en 900 escuelas. Desde la unificación de Alemania, la población de esa región del antiguo bloque oriental viene disminuyendo rápidamente. Muchas escuelas cerraron y la financiación de la educación pública fue reducida. A través de la subvención Reinventing Education, IBM está proporcionando una solución que posibilitará que los profesores y expertos en educación se interconecten sistemáticamente por primera vez en todo el estado, al compartir un contenido de alta calidad y colaborar en temas críticos.

Instrumentado = reuniendo datos críticos
Si un sistema educacional se vuelve instrumentado — capaz de capturar y comunicar datos críticos como asistencia, notas e inscripción en actividades — puede obtener una perspectiva en tiempo real acerca de la situación del alumno y de la escuela, dónde se necesita intervención y qué está funcionando en las instituciones y en sus vidas.

Inteligente= toma de decisiones que hace avanzar el aprendizaje
Un sistema escolar inteligente puede proporcionar a sus líderes las herramientas y conocimientos necesarios para tomar decisiones más inteligentes a nivel de sistema. Los sistemas educacionales de Illinois, Pensilvania and Ohio, entre otros, están trabajando con IBM para desarrollar un sistema de datos que reúne, integra, analiza y presenta informaciones acerca de factores clave de rendimiento como asistencia, estándares de comparación de alfabetización y transferencias. Los líderes y profesores pueden ver el panorama global del rendimiento del alumno y tomar decisiones a nivel del sistema que pueden mejorar el aprendizaje, identificar tendencias problemáticas tempranamente e infundir un sentido de propósito común al trabajo para el cumplimiento de metas.

Una especialidad para el mundo futuro
IBM está colaborando con más de 250 universidades de 50 países que ofrecen diplomas de Ciencias, Gestión e Ingeniería de Servicios (SSME). Esa nueva asignatura académica combina habilidades empresariales y tecnológicas e enfoca sistemas de servicios complejos, como redes de transporte y salud.